Política monetaria

El BCE rebaja los tipos de interés al 2%, el nivel más bajo en Europa desde 1948

El Banco Central Europeo (BCE) acordó ayer bajar los tipos de interés de referencia de la zona euro 50 puntos básicos, hasta situarlos en el 2%. El precio del dinero se sitúa, así, en el nivel más bajo desde 1948 para cualquiera de los 12 miembros de la unión económica y monetaria (UEM). Y el banco dejó entrever que el recorte aún puede ir a más dadas las débiles perspectivas de crecimiento.

El presidente del BCE, Win Duisenberg, informó que el consejo de gobierno de la entidad, reunido ayer en Fráncfort, llegó a barajar incluso una rebaja de 75 puntos básicos, aunque la decisión finalmente adoptada 'está en línea con nuestra estrategia de política monetaria, que incluye el objetivo de mantener la tasa de inflación por debajo, pero cercana al 2%', dijo. Los datos preliminares de mayo apuntan a que los precios de la zona euro se situaron en el 1,9%.

Pero la rebaja también 'tiene en cuenta los riesgos a la baja para el crecimiento económico', que Duisenberg prevé 'muy débil en la primera mitad de 2003'. Tanto, que la próxima semana anunciará una rebaja de las previsiones de crecimiento e inflación de la zona para este año y el próximo.

En este contexto de débil crecimiento, el presidente de la autoridad monetaria aseguró que 'actuaremos apropiadamente cuando sea el momento adecuado', lo que deja abierta la puerta a nuevas rebajas de tipos. 'Si Estados Unidos tiene margen de maniobra, entonces pueden imaginarse que no hemos agotado el nuestro', replico el banquero a los periodistas.

Duisenberg advirtió, no obstante, que la política monetaria por sí sola no puede generar crecimiento económico, que debe ser impulsado a través de la aplicación de reformas estructurales.

Las bajas perspectivas de inflación no conllevan riesgos deflacionistas, a su juicio, 'pero tenemos suficiente experiencia al respecto y estamos preparados para actuar en caso de que ocurriera', dijo.

Duisenberg aclaró que los reiterados llamamientos por parte de diversas autoridades para que el banco bajaran los tipos no habían pesado en la decisión de la entidad. Pero su decisión fue saludada de inmediato por los principales líderes europeos. El canciller alemán, Gerhard Schröder, aseguró que el banco ha mandado una 'señal correcta' dada la actual situación económica y que la medida 'tendrá un impacto positivo sobre el cambio entre el dólar y el euro y favorecerá las exportaciones'.

Caída del euro

Las palabras de Schröder no resultaron precisamente premonitorias. La decisión del banco provocó, en contra de lo previsto, una subida del euro frente al resto de las divisas, principalmente el dólar. El euro registró una subida del 1,9% frente al dólar, hasta las 1,186 unidades por euro. La moneda única también se fortaleció frente al yen hasta 139 yenes por euro.

En EE UU gana terreno la posibilidad de que la Reserva Federal vuelva a bajar más los tipos de interés en su próxima reunión el 25 de junio, informa Ana B. Nieto desde Nueva York. Los datos conocidos ayer sobre solicitudes semanales de subsidios al desempleo muestran la debilidad del mercado laboral, al situarse de nuevo en los máximos de abril. El mercado explicó que la caída del dólar anticipa un nuevo abaratamiento del precio del dinero.

Analistas como Ed McKelvey, de Goldman, han visto la posibilidad de que haya un recorte de seguridad por parte de la Reserva Federal. 'Los comentarios de Greenspan suenan a los hechos por una persona que estaría abierta a la idea de relajar más los tipos por motivos de seguridad. Como resultado, creemos que los mercados financieros han respondido sensiblemente, incrementando sus apuestas por una rebaja el día 25. Creemos que una rebaja de 50 puntos básicos es lo más probable'. Los tipos de interés de referencia en EE UU se encuentran en el 1,25%.

Otra rebaja tras el verano

En Europa, las apuestas por una nueva rebaja de tipos este año crecieron tras las declaraciones de Duisenberg al término de la reunión del BCE. 'La rebaja aprobada hoy por ayer ayuda a la economía, pero los signos de recuperación no son fuertes', aseguraba Karsten Junius, economista de Dekabank, en Fráncfort. 'Podemos ver otra rebaja en la segunda mitad del año', dijo.

La analista de Morgan Stanley, Ana Flores, apuntó que el margen con que cuenta el BCE permite que 'a principios de septiembre' el banco vuelva a bajar los tipos un cuarto de punto.

La declaración de Duisenberg tras la reunión de la entidad dejó en evidencia la débiles perspectivas económicas de la zona euro. 'Si vemos una recuperación, no será hasta finales de año o principios del que viene. Los tipos bajos son necesarios para que la gente pueda volver a invertir de nuevo', aseguraba Wolfgang Leese.

Lo cierto es que con la rebaja aprobada ayer, cumpliendo las expectativas del mercado, el BCE acude en ayuda de las seis economías de la zona euro (Alemania, Austria, Holanda, Italia, Portugal y Francia) que se encuentran al borde de la recesión y que juntas representan el 80,71% del PIB de toda la región.