Medios

John de Mol abandona la gestión del primer grupo de medios de Telefónica

Telefónica y John de Mol han llegado a un reparto de poderes salomónico en Endemol: cada uno se dedicará a lo que mejor sabe hacer y evitarán toda interferencia. La operadora tiene claro que no puede prescindir de la faceta de De Mol como creativo, pero que la compañía es suya -no en vano lanzó una opa por el 100% del capital de la productora holandesa- y que el ritmo y el método de gestión lo marcará ella.

Tras varias semanas de especulaciones, el acuerdo quedó oficializado ayer. Aat Schouwenaar, consejero de la productora holandesa desde 1995 y vicepresidente desde 2000, asumirá las riendas del día a día y será el encargado de departir con Telefónica desde su puesto de presidente y consejero delegado. De Mol permanecerá en el consejo, 'concentrado totalmente', apunta la compañía, 'en labores creativas'.

Telefónica valora y respeta el trabajo de John de Mol, aseguran fuentes cercanas a la operadora, y le deja total libertad en su campo de actuación, ya que reconocen su ignorancia en el campo de la producción de programas de éxito. Sin embargo, la responsabilidad sobre la tesorería, los costes y la gestión, en definitiva, son de Telefónica y así se lo ha hecho saber en reiteradas ocasiones. La estrategia coordinada de la compañía se pone más en evidencia en momentos como el actual, cuando todo el grupo está haciendo un duro ajuste de gastos para adecuarse a un entorno de crisis y menor crecimiento, del que Endemol no puede ser una excepción.

TELEFÓNICA 4,25 -0,45%

La relación entre Telefónica y John de Mol fructificó en 2000, cuando la operadora lanzó una opa sobre la productora valorada en 5.000 millones de euros en acciones. De hecho, si el hasta ahora presidente de Endemol está en el puesto 427º de la lista Forbes de personas más ricas del planeta es gracias a Telefónica y a su entonces máximo ejecutivo, Juan Villalonga. De Mol y Joop van den Ende, cofundador de Endemol, recibieron una participación del 1,5% en la operadora, fruto del canje de acciones con el que se materializó la operación.

De Mol mantuvo muy buenas relaciones personales con Villalonga, que no pudieron mantenerse con la llegada a la compañía de César Alierta, quien implantó una gestión más financiera en su participada holandesa. A ese perfil responde el nuevo presidente, que ha sido director financiero de Endemol y ha ocupado el mismo cargo en otras empresas durante su carrera.

Endemol se ha convertido en la única gran empresa de medios que sigue controlada al 100% por Telefónica. En su día compartió el puesto con Antena 3 y Vía Digital, pero la estrategia de desinversión en comunicación que ha puesto en marcha Alierta ha cambiado el escenario.

Telefónica ha vendido el 25,1% de Antena 3 al grupo Planeta y culminará su salida de la cadena de televisión privada con una colocación de acciones en Bolsa y con el reparto del 25% del capital entre sus accionistas en forma de dividendo extraordinario. Vía Digital, por su parte, se integrará en Sogecable y pasará a formar parte de la plataforma de televisión digital fusionada que se constituya con Canal Satélite Digital. Telefónica tendrá una participación política en la nueva compañía que resulte de la integración igual a la del grupo Prisa -empresa editora de este diario- y Group Canal +.

El papel que está llamado a jugar Endemol en la estrategia mediática de Telefónica está por definir. La operadora ha barajado varias opciones para la productora, entre ellas la salida a Bolsa, sin decantarse todavía por ninguna.