Derivados

Anticiparse a los suelos y techos del mercado

Existen indicadores de sentimiento de mercado, que utilizan como referencia las opciones, que pueden ayudar a los inversores en sus decisiones

Existe una teoría que siguen algunos analistas técnicos que se conoce como visión contraria y que consiste en hacer lo contrario a lo que hace el resto de los participantes. Detrás está la creencia de que no hay que hacer lo que hacen las masas porque, cuando la mayoría de los inversores ya han comprado, quedan pocos para seguir comprando y todos pasan a ser vendedores potenciales en caso de salir alguna noticia negativa, resultando fuertes caídas en Bolsa. Los analistas que siguen esta teoría necesitan algún indicador que calibre el sentimiento de los inversores.

Existen muchos modos de cuantificar el sentimiento del mercado, pero muchos contrarios acuden al mercado de opciones para determinar si los inversores son alcistas o bajistas. El indicador más conocido es el índice de volatilidad VIX, una medida de volatilidad implícita de ocho opciones at the money que cotizan en el S&P 100. Estas opciones son muy líquidas, por lo que suele ser una buena proxy de la volatilidad implícita del mercado. Lo importante del VIX es saber cómo utilizarlo para tomar decisiones de inversión. Normalmente, el VIX y el mercado suelen estar inversamente relacionados: el valor del VIX aumenta cuando el mercado cae. Detrás está la idea de que, cuando los inversores están bajistas, la volatilidad implícita aumenta porque compran puts para cubrir el riesgo en sus carteras. Si los inversores son alcistas, el VIX caerá porque pocos comprarán puts.

Enlazando el concepto del VIX con el de la visión contraria, cuando el VIX cae, será momento de vender para los contrarios, y viceversa. Por lo tanto, el valor del VIX puede ser una estimación o, mejor, una indicación de los suelos y techos del mercado. Pero ¿cuándo se puede considerar que el valor del VIX es suficientemente bajo o alto? La respuesta no es fácil, pero sí se puede concluir que, si el VIX alcanza valores cercanos a 20, suele ser una señal de que el mercado está formando un techo. Un vistazo a series históricas de S&P 500 y VIX permite comprobar que, cuando alcanza el 20%, comienza una caída bursátil significativa. Por otro lado, los contrarios consideran que el nivel del 30% podría indicar formación de suelo. El miércoles, el nivel del VIX era del 21,77%, que se podría considerar un techo para los contrarios. Sin embargo, antes de tomar alguna decisión, es aconsejable tener en cuenta más variables. Otros dos indicadores derivados del mercado de opciones son el Put Volume Indicator (PVI) y Put to Call Ratio, y ambos intentan medir cuánto pesimismo hay en el mercado mirando a los niveles de actividad en puts. El PVI mide incrementos de volumen en puts. Su cálculo es sencillo, ya que divide el volumen de put en un día entre la media negociada en los últimos 10 días. Valores por encima de uno significan que se incrementa el volumen negociado de puts frente a la media de las últimas sesiones y los inversores están muy negativos sobre las perspectivas de la Bolsa. Un valor de PVI de dos considera que los inversores están muy bajistas. Momento, por tanto, para que los contrarios tomen posiciones. El martes el valor de PVI en la Bolsa de opciones de Chicago (CBOE) era de 1,02, por lo que siguiendo a los contrarios, este indicador no daría una señal tan clara de ser bajistas como el VIX.

El indicador put-to-call ratio mide el volumen total de puts contra el volumen total de calls. Si este índice es mayor que uno, indica un aumento en la actividad de las puts. Normalmente oscila entre 0,5 y uno porque se negocian más calls que puts, así que una lectura por encima de uno es muy rara. Por lo tanto, un valor por encima de uno suele ser una señal fuerte de compra desde el punto de vista de los contrarios. El valor de esta ratio la semana pasada fue superior a uno, indicando un gran sentimiento bajista, y una señal de compra para los contrarios. El valor del martes ya era de 0,63, lo que significa que parte de este sentimiento bajista se ha corregido porque ha caído el número de puts negociadas.

Como conclusión, hemos mostrado tres indicadores de sentimiento del mercado que pueden ayudar a los inversores en sus decisiones y que utilizan como referencia las opciones. El consejo es que no sólo hay que fijarse en uno solo, sino que se deben utilizar conjuntamente a la hora de localizar suelos o techos en el mercado.