Exterior

Comercio enfría las expectativas de negocio para las empresas españolas en Irak

Los contratos en Irak tendrán que esperar. El secretario de Estado de Comercio, Juan Costa, aprovechó ayer su encuentro con la Comisión de Comercio Exterior del Consejo Superior de Cámaras para relajar la expectación de los empresarios españoles ante las oportunidades de negocio que abre la reconstrucción social y de las infraestructuras en este país y cuyo coste el Gobierno español estima en 74.964 millones de dólares durante los próximos 10 años.

Ante un auditorio de más de setenta empresarios, responsables de la política comercial de todas las Cámaras de España, Juan Costa pidió tranquilidad respecto a las expectativas de contratos y aseguró que las perspectivas a corto plazo son 'escasas' debido a que todavía no existe una Administración iraquí y por la necesidad de resolver cuestiones previas, entre las que citó la puesta en marcha de un sistema económico y comercial adecuado a la nueva situación de Irak.

Esta moderación en los planteamientos del secretario de Estado de Comercio español contrasta con el optimismo de su homólogo francés, François Loos, quien anunciaba en declaraciones a Le Monde que 'algunas empresas francesas han firmado contratos de reconstrucción de Irak mediante sus filiales en Estados Unidos'.

Sí admitió Costa que las perspectivas de negocio a medio y largo plazo son 'buenas' para las empresas españolas y se concentran en los sectores de sanidad, educación, agua, medio ambiente, transportes y comunicaciones, energía, carreteras, aeropuertos, agricultura, hoteles y vivienda.

Plan para EE UU

Para la canalización de estas oportunidades, el secretario de Estado reservó un papel protagonista al Comité de Cooperación Empresarial Hispano-Iraquí de las Cámaras de Comercio, aunque recordó que 'la política comercial española no es Irak', ni siquiera en la región de Oriente Próximo, donde instó a los empresarios asistentes a prestar una atención preferente a Irán, país que consideró como el mejor situado ante la recuperación económica de Oriente Próximo.

Al margen de Oriente Próximo, el primer responsable de la Administración Comercial confirmó que su departamento está trabajando en la elaboración de un plan de promoción específico para Estados Unidos, que irá acompañado de una campaña de imagen-país y de promoción turística.

Con el Plan EE UU, que avanzó Cinco Días el 5 de mayo, el Gobierno quiere aprovechar la buena sintonía entre Madrid y Washington, reforzada desde el conflicto bélico en Irak, para abrir a los exportadores españoles el gran mercado norteamericano, en el que existe un acusado déficit de conocimiento y presencia de nuestros productos. En una primera fase el plan de promoción en Estados Unidos se centrará en los sectores de consumo y más concretamente en productos agroalimentarios, como quesos y vinos, y a los relacionados con la moda, con especial atención a textiles, calzado y complementos. Entre los sectores industriales se dará prioridad a la máquina herramienta.

Para una mayor operatividad y dada la enorme dimensión del mercado estadounidense, los responsables de la Secretaría de Estado de Comercio han decidido dar prioridad a las actividades de promoción en cuatro Estados: Nueva York, California, Tejas y Florida, en los que se tiene previsto realizar exposiciones permanentes de la cultura y los productos españoles.