Multa

Expediente sancionador de la CMT a las operadoras de móvil por poner trabas al cambio de compañía

Las denuncias fueron llegando a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) poco a poco. La primera afectaba a Telefónica Móviles y Vodafone, la segunda a Amena, al igual que la tercera. En escaso espacio de tiempo las reclamaciones se multiplicaron. Todas ellas tenían un denominador común: 'evidencian el mal funcionamiento de la portabilidad entre operadores de redes móviles', en palabras del organismo regulador.

La CMT optó por acumular las denuncias en un solo expediente e iniciar los primeros procesos de la investigación. Pero las contestaciones de las tres implicadas no parecen haber convencido al árbitro de las telecomunicaciones, que ha decidido dar un paso más. El consejo de la CMT del pasado 14 de mayo abrió un expediente sancionador a Telefónica Móviles, Vodafone y Amena, en un movimiento que puede suponer la imposición de una multa conjunta hasta de 125 millones de euros.

Las compañías tienen ahora 15 días hábiles para presentar sus alegaciones e intentar convencer a la comisión de una inocencia que ayer, al conocerse el expediente, proclamaron.

Infracción 'muy grave'

La infracción de la que les acusa la CMT está considerada como 'muy grave', ya que supone el incumplimiento de una resolución previa del regulador. En concreto, Telefónica Móviles, Vodafone y Amena habrían vulnerado las especificaciones técnicas aprobadas por la CMT para la conservación de números en redes telefónicas móviles.

Todas las denuncias recibidas se refieren a clientes que han intentado cambiar de operador sin modificar el número y, de una forma u otra, no han podido. Esta posibilidad, fruto de la liberalización del mercado, ha tenido muy buena acogida entre los usuarios. A 21 de abril, y según datos de la CMT, 817.551 usuarios celulares habían portado su número, una cifra mucho más elevada que los 561.130 clientes que lo hicieron en telefonía fija.

Las tres operadoras negaron ayer su responsabilidad. 'Estamos cumpliendo rigurosamente las especificaciones técnicas', explica un portavoz de Telefónica Móviles. 'Tenemos la conciencia tranquila, porque las portabilidades que no se han tramitado se han debido a errores ortográficos y de localización'.

Tampoco Vodafone está preocupada. 'Estamos convencidos de que la CMT va a cerrar el caso favorablemente, por lo menos para nosotros, porque el comportamiento de las tres ha sido muy distinto', señala. La filial del gigante del móvil está convencida de que puede justificar cada uno de los casos conflictivos que están en manos del regulador. Amena es la más crítica con la comisión. Califica la medida de 'desproporcionada' y ya anuncia que recurrirá en caso de que la sentencia sea desfavorable.

Todas ellas coinciden además en un cuestionamiento y es el objetivo que podrían perseguir poniendo trabas a la portabilidad, ya que se trata de un cliente que previamente se ha perdido.

A raíz del expediente sancionador, con todo, se han alzado voces que apuntan a que la responsabilidad última de lo que está pasando es más de la CMT que de las operadoras, puesto que el verdadero problema de la portabilidad está en el procedimiento, poco ágil y que genera incertidumbre, según fuentes del sector.