Rafael Simancas

'Racionalizaremos la expansión de las grandes superficies comerciales'

La entrevista con el candidato socialista se celebra en un momento en el que las encuestas reflejan un resultado tan reñido como incierto en la Comunidad de Madrid, a sólo cuatro días de la cita con las urnas.

Pregunta. ¿Qué tipo de empresarios se han acercado a usted al intuir su posible triunfo?

Respuesta. A lo largo de los últimos meses he conocido a los principales empresarios de Madrid. Se me han acercado los responsables del sector inmobiliario, de las grandes superficies y del turismo, sobre todo. Querían conocer nuestras propuestas. Con quienes más he hablado ha sido con Gerardo Díaz Ferrán y con Fernando Fernández-Tapias, representantes de CEIM y de la Cámara de Comercio. También me he reunido con Salvador Santos Campano y con Salvador Bellido, representantes del pequeño y mediano comercio.

'El mercado inmobiliario madrileño ya tiene bastantes complicaciones como para añadir problemas relacionados con la corrupción'

P. Supongo que es la primera vez que siente tan cerca la presión de los lobbies.

R. A mí me parece razonable que los empresarios representativos de cada sector se dirijan a quien puede formar Gobierno para hacer valer sus propuestas y sus intereses. Luego es responsabilidad del gobernante saber administrar esas presiones en clave de interés general.

P. ¿Qué les ha ofrecido a las grandes superficies?

R. Me he visto con Rafael Arias Salgado, Isidoro Álvarez y otros directivos de grandes superficies de Madrid. Les he dicho lo mismo que a los representantes del pequeño y mediano comercio. Vamos a trabajar para mantener el equilibrio entre las dos partes.

P. ¿Y eso qué significa?

R. El equilibrio siempre es inestable, pero en los últimos años se ha roto a favor de las grandes superficies y eso es un error porque se ha puesto en peligro la viabilidad de muchos pequeños y medianos establecimientos en Madrid. Por eso vamos a racionalizar la expansión de las grandes superficies. No otorgaremos segundas licencias sin un estudio exhaustivo sobre el impacto de la nueva gran superficie sobre el pequeño y mediano comercio de la zona. También vamos a frenar la liberalización progresiva de los horarios comerciales. Si bien ha contribuido a generar expectativas de negocio en las grandes superficies, a crear empleo y a mejorar la vida de una parte de la población, ha creado problemas graves al pequeño y mediano comercio, al que también ofreceremos un plan específico de seguridad pública. Habrá que resolver el problema desde la negociación.

P. ¿Y si no hay acuerdo?

R. Pues nos atendremos al último pacto alcanzado, consistente en la apertura de 14 domingos al año. También quiero dejar claro que no basta con que el pequeño comercio llame a la Administración como si fuera el primo de Zumosol para que le proteja. Tendrá que hacerse competitivo y modernizarse.

P. ¿Qué le ha pedido el sector de la construcción?

R. Conocer nuestros planes sobre la modificación de la Ley del Suelo y la vivienda protegida. La inmensa mayoría de los empresarios de la construcción no son tiburones especulativos, es gente razonable que busca seguridad. Les he dicho que vamos a modificar la Ley del Suelo para evitar la especulación. Vamos a garantizar que la mayoría de suelo público se destine a vivienda protegida. Evitaremos que se retenga especulativamente el suelo, con penalizaciones para los propietarios que teniendo título urbanístico habilitador estén más de un año sin construir. Les he trasladado también que vamos a construir 50.000 viviendas en propiedad y 25.000 para alquiler, todas de protección pública. El sector privado ya ha adelantado su disposición a colaborar.

P. ¿Le ha transmitido que acabará con el pago de comisiones?

R. Se trata de una práctica condenable que voy a encargarme de perseguir personalmente. El mercado inmobiliario madrileño ya tiene por sí mismo bastantes complicaciones -la carestía del suelo y del material, dificultades de tramitación administrativa, inseguridad en el planeamiento...- como para, encima, añadir problemas relacionados con la corrupción. Cualquier noticia que tenga de estas prácticas será denunciada ante el juez.

P. ¿Cuáles van a ser las nuevas infraestructuras prioritarias para Madrid?

R. Mantendremos un nivel razonable de inversiones, acompasándolas. No podremos mantener el ritmo de construcción del Metro porque queremos hacer también otras cosas. Construiremos 55 nuevos kilómetros en dos mandatos. En el primero nos centraremos en la red de Madrid capital: Villaverde, Alameda de Osuna, Pinar del Rey, Elipa, Carabanchel Alto... e iniciaremos las líneas hacia el corredor del Henares y hacia el norte. Luego haremos las conexiones con Metrosur, una con Getafe y otra con Leganés. Vamos a potenciar también el tren ligero para atender los nuevos desarrollos del norte y el oeste de Madrid. Queremos ampliar la red de cercanías de acuerdo con Fomento y hacer una especie de M-50 ferroviaria para atender a los municipios a los que no puede llegar el Metro. También mejoraremos la red de carreteras y haremos nuevos intercambiadores de transporte en torno a la M-40.

P. ¿Realmente hace falta construir tantos hospitales en Madrid como dice el PP?

R. Lo suyo es un brindis al sol porque ninguno de ellos están presupuestados. La ley general sanitaria establece un límite de población de referencia para cada hospital de 250.000 personas. El Gregorio Marañón atiende a más de 700.000; La Paz, a 650.000; el Doce de Octubre se mueve con cifras parecidas. No dan abasto. Nosotros proponemos cinco nuevos hospitales: uno en la carretera de Aranjuez, otro en Parla, otro en el este de Madrid que iría, probablemente, en Valdebernardo, otro en el corredor del Henares y otro para el norte que iría en Alcobendas o San Sebastián de los Reyes. Ofrecemos también incorporar a la red pública sanitaria el Hospital Gómez Ulla y el del Generalísimo, en Moncloa, éste último para crónicos. También prevemos otros tres hospitales para crónicos en instalaciones que ya existen.

P. ¿Obstaculizaría su proyecto una cohabitación con Ruiz-Gallardón en el ayuntamiento?

R. Lo perjudicaría porque buena parte de las políticas sociales que planteamos en el terreno de la vivienda, la sanidad, el empleo o la seguridad requieren de una colaboración intensa entre las dos Administraciones. La unidad de decisión y de criterio ayudaría mucho. Pero tendremos que respetar la voluntad de los ciudadanos.

'Bajar la presión fiscal sería contradictorio con nuestro programa'

Rafael Simancas aboga por un replanteamiento a fondo de la política fiscal, que incluye la eliminación del recargo sobre los carburantes destinado a financiar la sanidad, la revisión del impuesto de sucesiones, de las tasas y de los impuestos indirectos, así como la congelación de las tarifas del transporte público durante el año que viene. 'Yo no le puedo explicar a mi madre que para reducir una lista de espera para una resonancia magnética se tiene que dar un par de vueltas cada sábado por la M-40 para gastar más gasolina. Hay que renegociar las transferencias sanitarias para eliminar ese impuesto', simplifica.

El candidato socialista recuerda también que el Partido Popular ha creado el impuesto sobre depósito de residuos urbanos, ha subido el impuesto de actos jurídicos documentados y el de transmisiones patrimoniales. 'Nosotros', explica, 'no cuadramos el círculo. No vamos a ofrecer un programa de fuertes inversiones de carácter social y otro de disminución de impuestos. No revisaremos la presión fiscal porque sería contradictorio con nuestro programa social. Pero tampoco vamos a subirla. Hay que racionalizar la política tributaria para introducir progresividad', razona.

El candidato socialista ya tiene pensado el perfil del que sería el consejero de Economía de Madrid en la próxima legislatura.'Será una persona comprometida con los objetivos estratégicos de nuestra política económica: generación de riqueza y el logro del pleno empleo de calidad'. En este contexto, apuesta por un modelo basado en la potenciación de la investigación y el desarrollo, la innovación tecnológica y la sociedad del conocimiento. 'Tenemos más de una docena de universidades en Madrid y hay muchos recursos en Europa dispuestos a llegar a nuestra comunidad para ayudarnos. Nos hace falta una buena oficina de Madrid en Bruselas, que sí tienen los catalanes, los vascos o los valencianos'.