Relaciones laborales

CEOE alerta de la escasez de incentivos a la productividad en los convenios

El Balance de negociación colectiva de 2002, elaborado por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), llama la atención sobre el 'inmovilismo' del actual sistema retributivo de los asalariados en España.

'No se aprecian cambios significativos en la negociación colectiva dirigidos a renovar las formas de cálculo del salario para vincularlas en mayor medida a la productividad o al rendimiento', dice el informe.

La patronal se refiere a que los negociadores de los convenios mantienen la composición tradicional de los salarios compuesta mayormente por una parte fija, integrada por el salario base de la categoría profesional, un complemento de trabajo y la antigüedad.

En muchas ocasiones, y cada vez con más frecuencia, el empresario hace pactos individuales con el trabajador y añade a la parte fija otra voluntaria para mejorar sus retribuciones, y el efecto que denuncia la CEOE es un claro 'encarecimiento de los salarios'.

Dicho esto, la CEOE reconoce 'avances' en la negociación colectiva de 2002 respecto a la vinculación de esta parte voluntaria del salario a la consecución de objetivos y a la productividad, al tiempo que algunos complementos van desapareciendo paulatinamente como es el caso de la antigüedad -que el informe define como 'complemento no productivo por excelencia'-.

Estos avances se registran, sobre todo, en los convenios de empresa. En el 42% de este tipo de acuerdos aparecen complementos salariales vinculados a la consecución de objetivos (individuales, de grupo o de área funcional o de empresa) o a la productividad. Por su parte, el 11% de los convenios sectoriales cuentan con estos complementos. En total, los trabajadores afectados rondan tan sólo el millón, cifra a todas luces escasa a ojos de la patronal.

En concreto, los complementos de salario variable más utilizados en los convenios son los incentivos a la productividad, presentes en el 39% de los convenios de empresa y en el 13% de los convenios sectoriales, mientras que las comisiones son mucho menos utilizadas y están en el 8% de los convenios de empresa y en el 3% de los pactos sectoriales. Para la CEOE, 'el cambio más profundo en materia salarial se ha producido en el tratamiento del complemento de antigüedad, donde se aprecia una tendencia consolidada de supresión progresiva, fundamentalmente en los sectoriales'.

En el 28% de los convenios analizados la antigüedad está congelada y en el 18% se ha suprimido sin que se recojan en los convenios fórmulas de cambio de este complemento por la suscripción de un plan de pensiones u otras fórmulas de previsión alternativas.

En la misma línea de años anteriores, existen otros de complementos salariales, como el de asistencia, presente en el 24% de los convenios de sector y en el 27% de los de empresa, mientras que el complemento de puntualidad aparece de forma residual en el 5% de los convenios.

Otro de los contenidos básicos de la negociación, es la ordenación de la jornada, siendo objeto de regulación expresa en la práctica totalidad de los convenios. La distribución irregular de la jornada como instrumento de flexibilidad se encuentra en más de un tercio de los convenios. La jornada anual pactada en 2002 fue de 1.763 horas. El 38% de los convenios pactó una reducción de jornada en los últimos cinco años y el 27% suprime las horas extras.