Turismo

La guerra de Irak y la fortaleza del euro tumban los resultados de Sol Meliá

La tensión internacional desencadenada por la guerra en Irak, la depreciación del dólar y el impacto de la neumonía asiática (SRAS) han desencadenado un derrumbe en prácticamente todas la magnitudes financieras de Sol Meliá.

La cadena hotelera cerró el primer trimestre con una caída del 8% en sus ingresos, un descenso del 26% en su Ebitda, que se situó en 40 millones de euros, y una caída dramática en su resultado neto, que quedó limitado a 112.000 euros, lo que supone un retroceso del 98,8%.

Los ingresos por habitación disponible en su división americana cayeron un 18,5% afectados directamente por la evolución del dólar y por el mal comportamiento del hotel que la compañía tiene en Caracas (Venezuela). Excluidos estos dos elementos los ingresos hubieran crecido un 14,5%. En Europa los ingresos cayeron un 2,7%.Y en concreto, los activos de Canarias y Baleares reportaron un 6,4% y un 12,4% de caída de ingresos por habitación.

Trimestre débil

La compañía aseguró ayer que tradicionalmente su primer trimestre es el más débil en lo que se refiere a aportación a los resultados finales dada la estacionalidad del negocio, además este año, a diferencia del pasado, las vacaciones de Semana Santa se han producido en el segundo trimestre.

Aun así advirtió que el escenario de tensión internacional también se ha dejado sentir en abril. Pero fija en las dos primeras semanas de ese mes 'el punto de inflexión' y asegura estar esperanzada en que 'la actividad comience a recuperarse en mayo con un aumento de reservas en las principales ciudades europeas de cara a las temporada veraniega, especialmente en los mercados británico y alemán'.

En lo que se refiere a su estructura financiera, la compañía asegura haber recortado sus costes financieros en este trimestre un 7,6%, como resultado de una disminución en su deuda de 100 millones de euros.

En paralelo explica que la compañía turística ha refinanciado un total de 65,1 millones de euros de deuda de corto a largo plazo, después de haber obtenido préstamos hipotecarios por valor de 55 millones durante el trimestre.

Accor prevé que la crisis dure hasta 2004

Jean Marc Espalioux, presidente del grupo hotelero francés Accor, dijo ayer en Sevilla que la crisis que está viviendo actualmente el sector internacionalmente 'es la peor desde hace muchos años'. El presidente de Accor, que inauguró en Sevilla un nuevo establecimiento de la enseña Novotel, afirmó además que no cree que haya una mejora sensible de los malos resultados hoteleros 'antes del año que viene'.

Espalioux aclaró, no obstante, que España y Francia son los dos países del mundo que menos están notando los negativos efectos de la crisis turística.

El presidente de Accor achacó los problemas a la guerra de Irak y al ritmo lento de la posguerra, así como a la neumonía asiática. 'Aunque esta enfermedad irá decreciendo, no va a desaparecer en quince días', dijo. Espalioux se mostró convencido de que, al menos, en el verano se abrirá 'un claro en la crisis'. Ian Prosser, presidente de InterContinental, señaló en Portugal, por su parte, que la recuperación del sector está siendo más lenta de lo esperado.