Energía

El precio del petróleo sube un 3% por los menores envíos de Arabia Saudí

La compañía saudí del petróleo, la estatal Aramco, comunicó ayer la decisión que el mercado interpretó como la primera señal de que la OPEP está decidida a hacer efectivos los recortes que anunció en la reunión extraordinaria del 24 de abril.

La decisión afectará particularmente a Japón, el segundo mayor consumidor del mundo. Las importaciones procedentes del golfo Pérsico abastecen el 73% de la demanda de petróleo de la considerada segunda economía del mundo.

El Departamento de Energía de EE UU estima que la producción de la OPEP-10, excluida Irak, es este mes de 27,1 millones de barriles diarios. Si la OPEP cumple el objetivo de llevar la producción oficial a 25,4 millones de barriles a partir del 1 de junio, el mercado perdería un 2,1% de la oferta mundial de crudo, justo cuando comienza la temporada de más alta demanda de hidrocarburos de automoción en EE UU.

En dos semanas, el precio del barril ha subido un 8,5%. Sobre el escenario siguen sin resolverse los problemas planteados ya hace meses: los inventarios de los países occidentales están en niveles históricamente bajos, Venezuela padece problemas de distribución y refino, la violencia tribal en Nigeria no ha cesado y la recuperación de Irak es una incógnita.

Escenario bajista

Con todo, algunos expertos siguen considerando que el escenario de precios es, a priori, 'bajista'. Así lo estimó ayer el presidente de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), Jorge Segrelles. El directivo señaló que algunas previsiones indican que Irak ya podría estar produciendo un millón de barriles diarios en verano, lo que elevaría la oferta de crudo, mientras que el contexto de demanda es débil, dada la falta generalizada de pulso de la economía.

Segrelles reconoció que 'todo dependerá de la capacidad de la OPEP para mantener artificialmente altos los precios. A este respecto, el responsable de la patronal española reconoció su preocupación por los márgenes de refino. 'En cuanto a los márgenes, 2002 fue el peor año en mucho tiempo'. El margen fue negativo en los primeros meses del año y apenas superó el techo de los 1,5 dólares por barril a finales del ejercicio. La situación ha mejorado en el primer trimestre de 2003, pero los beneficios de los operadores han caído ahora de 3,5 dólares al nivel de los dos dólares.

Segrelles hizo estas valoraciones en la presentación de la Memoria 2002 de la AOP. El directivo petrolero aprovechó el acto para quejarse de las últimas subidas impositivas que han tenido lugar en España y en la Comunidad de Madrid.

El director general de AOP, Álvaro Mazarrasa señaló que la suma de la aplicación de los tramos estatal y autonómico del impuesto de ventas minoristas de determinados hidrocarburos, más la aplicación del llamado céntimo sanitario elevan la carga fiscal a 4,75 céntimos por litro. 'El efecto no es nada desdeñable, es equivalente a la subida en la gasolina provocada por la crisis de Irak y Venezuela', declaró Mazarrasa.

Los cálculos de la AOP cifran el incremento que provoca en el precio la subida impositiva en el 27%. Pero la patronal ha hecho las cuentas del impacto sobre el precio antes de impuestos. En el precio final, el incremento que representa la nueva carga fiscal no tiene punto de comparación con el provocado por la subida en la cotización internacional del barril de crudo.