OPA

El grupo deja en el aire la decisión sobre las participaciones en ACS, Indra y Ence

El futuro de las participaciones empresariales del Zaragozano está, por el momento, en el aire. El consejero delegado de Barclays en España, Jacobo González-Robatto, aseguró ayer que aún no hay una decisión tomada sobre la cartera industrial del banco, pero también dejó claro que 'en lo que está interesado Barclays es en el negocio bancario'.

Esta afirmación abre las interrogantes. El banco tiene cuatro participaciones emblemáticas: el 9,565% que controla en la papelera Ence, el 5% que mantiene en la constructora ACS, el 0,9% en Indra y el 19,02% del banco por Internet Inversis.

La posibilidad de que Barclays decidiera vender su participación en ACS puede desestabilizar el accionariado, ya que el paquete del 5% es hoy por hoy clave para que los accionistas mayoritarios (Florentino Pérez, la familia March y los Albertos) mantengan un control cómodo sobre la empresa.

De hecho, los ex presidentes del Zaragozano Alberto Cortina y Alberto Alcocer a título personal y en representación de varias sociedades tienen un 13% de la constructora. En las dos semanas siguientes a la condena por el caso Urbanor dimitieron de sus cargos en todas las empresas mencionadas. También se habló de que los Albertos habían intentado vender el 40% de su participación en el Zaragozano separando las participadas para mantener sus posiciones en ellas. Sin embargo, fuentes oficiales de la entidad señalaron que es imposible segregar esta cartera del banco.

Las cuatro principales participaciones suman unos 168 millones de euros, de los cuales 112 millones corresponden al valor de mercado del 5% de ACS, según la cotización de ayer. Mientras el 9,5% en Ence valdría 36,29 millones y la participación mínima en Indra, después de que el banco redujera su presencia del 4% a menos del 1%, suma 11 millones. El valor del 19% de Inversis, medido según los recursos propios de Inversis, alcanzaría los 8,2 millones.

Si bien las opciones para que Barclays desinvierta a corto plazo se podrían centrar en ACS e Inversis, el proceso de privatización de Ence obliga a mantener la participación durante un tiempo. Inversis sería un gancho goloso para muchas entidades financieras que buscan reforzar su plataforma tecnológica en Internet.