Mobiliarias

El pago de una vivienda exige el salario bruto medio de 6,15 años

El número de salarios brutos anuales necesarios para atender al pago de la vivienda era de 6,15 a finales del año pasado. El ratio máximo que suelen considerar las entidades financieras para la concesión de un préstamo hipotecario es de unos 3,5 salarios brutos anuales, de forma que sólo en el caso de un hogar con dos perceptores se cumple esta condición.

Es una de las conclusiones del estudio sobre el mercado inmobiliario español realizado por Analistas Financieros Internacionales (AFI) y la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima) a iniciativa conjunta de grupo Planner y Asprima. El trabajo fue presentado el miércoles en el marco de la IV Conferencia Inmobiliaria Madrid 2003, dentro del Salón Inmobiliario de Madrid, que celebra esta semana su quinta edición.

Pero 'antes de acometer la compra de una vivienda es necesario disponer de un montante de ahorro previo, puesto que el importe máximo del préstamo suele situarse en España en torno al 80% del valor de tasación del inmueble', recuerda el estudio.

AFI ha analizado también ese tiempo de ahorro previo que ha de afrontar un hogar para reunir el 20% que no cubre la hipoteca. Así, en 2002, el tiempo de ahorro previo para un hogar con dos perceptores menores de 30 años se situó en unos ocho años, casi el doble del periodo necesario en 1996. El nivel de ahorro previo se ha incrementado sustancialmente en los tres últimos años debido tanto a la menor tasa de ahorro de los hogares como al fuerte incremento del precio de la vivienda.

Un hogar con un sólo perceptor situado en el tramo de entre 30 y 44 años, resume el estudio, debería destinar el 46,7% de su renta al pago de hipoteca, el ahorro previo necesario en este supuesto es de 11 años y el ratio de solvencia o salarios brutos medios necesarios para el pago de la casa es de 6,15 anualidades brutas.

La deuda familiar, a niveles europeos

'¿Están las familias españolas más endeudadas que las de otros países de la Unión Europea? No'. Así de tajante se muestra Analistas Finaniceros Internacionales (AFI) en su estudio sobre el mercado inmobiliario.

El ratio de endeudamiento sobre renta de las familias españolas se sitúa en torno al 80%, en línea con la media de la UE. Sin embargo, el estudio advierte que en la década de los noventa este porcentaje se incrementó en nuestro país en 30 puntos porcentuales y en 20 puntos en la UE, lo que pone de manifiesto que se partía de un endeudamiento mucho más reducido en España que en Europa.

Pese al incremento de la deuda familiar en España, la carga financiera o pago de intereses se ha mantenido estable, pues el incremento del saldo vivo de deuda ha sido compensado con la importante reducción de los tipos de interés (más intensa en España, que partía de unos niveles más elevados) y el alargamiento de los plazos de concesión de la financiación con garantía hipotecaria. Esta modalidad de financiación representa en torno al 63% del total de deuda de las familias españolas, porcentaje muy similar, según AFI, al registrado en Europa.