Automoción

MCC y Corporación IBV ponen fin a su alianza española en automoción

Mondragón Corporación Cooperativa (MCC) y Corporación IBV han puesto fin a su alianza en componentes de automoción en España, un pacto entre ambos que ya sólo existe en Argentina. Automódulos, la antigua filial conjunta con fábrica en Borja (Aragón), ha sido adquirida al 100% por MCC, mientras que IBV le ha vendido su 33% del capital.

Automódulos era el último nexo entre MCC y Corporación IBV en relación a la industria española de componentes de automoción. En origen, la empresa de Zamudio (Vizcaya) se constituyó hace cuatro años como una alianza a tres bandas entre tres de los grandes de este sector nacional, Gestamp Automoción, MCC y Gamesa. Este trío pretendía estar en la vanguardia de los proveedores de la industria de cuatro ruedas en relación al suministro de ejes completos para vehículos, una tendencia ya consolidada en esta industria y que ha superado la etapa de la entrega de piezas por separado. Posteriormente, Gestamp salió de Automódulos y su capital pasó a estar controlado por MCC y Corporación IBV, puesto que Gamesa le cedió a esta última su negocio de automoción cuando decidió su salida a Bolsa, en 2000.

La empresa con sede en Vizcaya, pero con fábrica en Aragón, desde la que suministra a la factoría de vehículos de General Motors en esta comunidad, pasa así a estar controlada en solitario por MCC, y más en concreto por dos de las cooperativas más activas de su división de automoción, Batz y Fagor Ederlan. Esta segunda es la que gestiona en realidad las instalaciones de Borja, que suministran al cercano complejo de General Motors en Figueruelas los ejes completos del nuevo monovolumen que la marca estadounidense ensambla en sus instalaciones aragonesas.

Con una planta de 5.400 metros cuadrados en Borja, Automódulos cuenta con una plantilla de más de 30 personas con la que factura por encima de los seis millones de euros. Esta base fabril puede verse reforzada próximamente, a pesar de que el centro ya ha recibido en los últimos ejercicios una inversión de nueve millones de euros.

Ampliación de capital

En ese sentido, Automódulos ha realizado recientemente una ampliación de capital de 6,24 millones para situarlo en los 11 millones. Con esta base financiera, la compañía de Zamudio prepara próximos incrementos de capacidad industrial.

El fin de la alianza en España de MCC e IBV no tiene su continuación, de momento, en Argentina, donde ambos tienen una planta de forja (Crafmsa), otra de matricería (Masa), una ingeniería (Giasa), un fabricante de células robotizadas y la compañía Borg Austral, que recicla los residuos de los centros anteriores. En Mercosur, MCC y Gamesa anunciaron a principios de 1999 un desembarco conjunto en componentes de automoción que el paso de los años ha ralentizado. La plataforma común, denominada Promoauto, contaba principalmente con intereses en Brasil y Argentina. Hace sólo dos meses, CIE Automotive, el cuarto fabricante de capital nacional del sector, compró a Promoauto sus instalaciones en el país carioca, con lo que ahora sólo cuenta con los centros de Argentina. En Promoauto, Gamesa también traspasó su participación a Corporación IBV, que luego integró todos estos negocios de automoción en Autocoa, que desde entonces ha procedido a desinvertir con orden y sin precipitación, puesto que el negocio de las cuatro ruedas no entra en el esquema de negocio de IBV, más centrado en las actividades relacionadas con la consultoría y las nuevas tecnologías de la información.

En automoción, Brasil es otra historia distinta a la de Argentina, un país que sufre su crisis también en este sector. En el país carioca, Fagor Ederlan, que ahora gestiona los destinos de Automódulos, ha comprado recientemente el 100% de una fundición. Batz, el otro socio de referencia de Automódulos, está más centrado en su integración con Matrici.