Deuda

RTVE emitirá este año bonos por valor de 1.500 millones para refinanciar deuda

RTVE ha decidido hacer uso este año de la totalidad de la capacidad de nuevo endeudamiento que está prevista en sus presupuestos para 2003. El ente público prepara para el último trimestre de 2003 una gran emisión de bonos por un montante global de 850 millones de euros.

Con esta emisión y con la que actualmente tiene en marcha, por importe de otros 650 millones, RTVE cerrará el año con una deuda viva de 6.224 millones de euros, cuando en el ejercicio 2002 debía un total de 5.547 millones de euros, que le generaron unos costes financieros de 206 millones de euros.

La deuda global prevista para finales de este año por el ente público se descompone en 4.664 millones de euros, generados a través de la emisión de bonos y obligaciones y el resto -1.559 millones de euros- se agrupa bajo el epígrafe de 'otras deudas'.

Entre ellas se encuentran dos créditos a tipo variable por importe de 150 millones de euros que la compañía recibió a finales del pasado mes de febrero.

El ente público ha advertido que con las dos nuevas emisiones previstas este año 'no se superará el límite de endeudamiento establecido para el ejercicio, fijado en 677 millones de euros, entendida esta cifra como incremento neto del endeudamiento durante 2003'.

En consecuencia, 'RTVE amortizará y renovará a lo largo del ejercicio otras operaciones de endeudamiento que vencen durante el mismo con parte de las emisiones previstas', indica.

Aun así, el gasto financiero de la deuda viva en 2003 exigirá a RTVE un desembolso este año de 288 millones de euros.

Según el folleto, que el ente público ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), para dar soporte a la primera de las dos emisiones que la compañía realizará este año, los fondos se destinarán a la financiación del presupuesto de RTVE y está garantizada con el 'patrimonio del ente público'.

Calificación

La emisión que el ente público pondrá este mismo mes en el mercado está constituida por 3.250 bonos de 200.000 euros de valor nominal y devengarán durante toda la vida de la emisión -su amortización está prevista en mayo de 2006- un tipo de interés equivalente al euribor, menos 0,03 puntos.

RTVE ha solicitado a las agencias Moody's y Standard & Poor's la calificación del riesgo de crédito de esta emisión. De forma provisional, hasta que dispongan de toda la documentación, ambas entidades le han asignado la máxima calificación, debido a que el ente público cuenta con el aval del Estado para estas operaciones.

De no contar con esta garantía, al grupo RTVE le sería imposible alcanzar este nivel de calificación, incluso le sería prácticamente imposible continuar endeudándose al ritmo que lo hace en la actualidad.

De la lectura de su balance consolidado y de su cuenta de resultados de 2002 se desprende que el ente público dirigido por José Antonio Sánchez está en situación de quiebra técnica.

RTVE cerró el pasado año con unos fondos propios negativos de 4.902 millones, con unas pérdidas de 597 millones. El deterioro se intensificó respecto a la situación con la que cerró en 2001. Ese año los fondos propios fueron de 4.200 millones, también negativos, con unas pérdidas de 896 millones de euros.

A la espera de un nuevo marco de financiación

RTVE asegura a los potenciales compradores de los bonos de su nueva emisión que 'es previsible que a lo largo de esta legislatura se aborde la cuestión relativa a la definición de un nuevo marco de financiación estable'.

La definición de este sistema es el que mantiene empantanada la Ley Audiovisual que prepara el Ministerio de Ciencia y Tecnología, por profundas discrepancias con el Ministerio de Hacienda.

El departamento que dirige Josep Piqué ha propuesto aplicar un severo recorte de la capacidad del ente público de emitir publicidad y propone compensar el déficit que esta situación genere a cargo de una mayor subvención pública.

Por su parte, Montoro se niega a poner en riesgo el compromiso de déficit cero por una mayor financiación a RTVE.

Sin entrar en mayores detalles, los responsables de RTVE aseguran que el nuevo sistema de financiación contemplará previsiblemente una fórmula mixta, 'mediante los ingresos obtenidos por las rentas de publicidad y con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, para evitar de esta forma el continuo recurso al endeudamiento que se viene produciendo en los últimos ejercicios'.