ANÁLISIS

Iberia

recomendacion

Sobreponderar

riesgo

Alto

precio

1.8

cartera

NO

descripcion

Iberia es la principal aerolínea de bandera española. La compañía salió a bolsa el 3 de abril de 2001 cuando la SEPI puso en venta el 53,9% del capital de la compañía de la cuál era entonces propietaria. La salida a bolsa de Iberia supuso el final del plan de saneamiento realizado por la SEPI sobre una compañía que en 1995 se encontraba en quiebra técnica.

En la actualidad, aproximadamente el 80% de sus ingresos proceden del tráfico aéreo de viajeros, el 5% de mercancías y el resto de otras actividades como mantenimiento de flota de terceros, handling etc. Posee una cuota de mercado de alrededor del 36% en las rutas España-Europa, del 17% en las Europa-Latinoamérica y del 59% en el mercado doméstico.

Iberia es fundadora junto con Lufthansa y Air France de Amadeus, de la que posee una participación del 18,3%. Además, junto con Gate Gourmet, una de las empresas líderes en el sector del catering aéreo, es dueña de Iberswiss. Participa en el negocio de los viajes turísticos a través de los turoperadores Viva Tours y Tiempo Libre y en el transporte urgente con Cacesa.

Con American Airlines y British Airways forma parte de la alianza oneworld, uno de los grandes grupos que se están formando de cara a competir en un mercado global.

Actualmente el accionariado está compuesto por la Caja Madrid, British Airways, BBVA, Logista y SEPI.

estrategico

Precio: 1,33 euros (01/04/03)

Las actuaciones por las que ha apostado Iberia desde su salida al parqué han sido las adecuadas para solventar de la manera menos gravosa posible un momento ciertamente complejo para su negocio. La ventaja competitiva en costes que mantiene frente a sus principales competidores junto a la renovación de la flota (en propiedad o alquiler) en condiciones favorables, le permite abordar el futuro con optimismo a la espera de una recuperación del transporte aéreo.

De cara al medio plazo uno de los desafíos de Iberia se centrará en el aprovechamiento de la ventaja comparativa que mantiene en Latinoamérica (liderazgo en rutas Europa-Latinoamérica con una cuota de mercado del 16,5%), donde podría jugar un papel ciertamente preeminente, lo que le permitiría alcanzar tasas de crecimiento envidiables ante un eventual despegue de las economías de la región. Por otra parte, Iberia se podría ver muy beneficiada por el incremento de capacidad en sus dos principales bases de operación, los aeropuertos de Madrid y Barcelona, que permitirán crecer la densidad de tráfico con origen y destino en España. Como amenaza, la más clara está en la puesta en marcha del AVE Madrid Barcelona, que supondrá un duro competidor.

En el corto plazo, Iberia se enfrenta a la crisis por la que atraviesa el tráfico aéreo en la actual coyuntura de incertidumbre geopolítica y económica. Estimamos que la flexibilidad mostrada hasta ahora para adecuar capacidad y reducir costes, junto a las rutas que opera (sin exposición a Asia) es una garantía ante un eventual empeoramiento del entorno.

A la espera de la reactivación de la actividad económica y de una normalización de la coyuntura geopolítica, estimamos que el potencial de revalorización de la cotización de Iberia es elevado, por lo que consideramos atractiva la entrada en el valor. Recomendamos SOBREPONDERAR con un precio objetivo de 1,8 euros.

financiero

El plan de actuación de Iberia continúa dando sus frutos en medio de una coyuntura muy poco propicia para la recuperación del sector. La reducción selectiva de la oferta, junto a la disminución de gastos, las medidas del Plan de Racionalización y Optimización de Inversiones y Costes (PROICO) y el Expediente de Regulación de Empleo han permitido a la aerolínea española alcanzar uno de los mejores resultados de su historia, situándola como la más rentable entre sus homólogas europeas.

Para 2003, un año que se prevé también difícil, se propone continuar ajustando su capacidad a la demanda, de hecho ya ha anunciado reducciones en vuelos a Europa y norte de África, y desarrollando sus planes de contención de costes. Asimismo, contempla retrasar hasta 2004 la recepción de parte de los cinco aviones que iba a incorporar para atender rutas de corto y medio recorrido.

Resultados de cuarto trimestre de 2002

Iberia finaliza 2002 con un beneficio neto acumulado de 157,1 millones de euros que triplican los 50,2 obtenidos en el ejercicio anterior, producto de su flexibilidad para ajustar su oferta y de la capacidad para recortar gastos, en un momento caracterizado por la depresión de la demanda (-5% en el tráfico de las aerolíneas europeas, datos 2002).

La facturación del Grupo Iberia es de 4699,5 millones, disminuyendo un ­0,8 % respecto a 2001. Este descenso es debido a la reducción de la oferta un 5,2% en asientos-kilómetros y la salida de Binter Canarias del Grupo. Sin embargo, la compañía ha sido capaz de incrementar los niveles de ocupación de sus vuelos hasta el 73% (+2,3% Vs 2001), centrándose en las rutas más rentables, las europeas, y disminuyendo su producción en las rutas domésticas que ofrecen menos posibilidades. Todo ello ha derivado en una mejora en la eficiencia de la flota y en la rentabilidad por asiento, mejorando el ingreso unitario (+6,7%) y el medio por Km transportado (+1%).

Como ya ocurriera en trimestres anteriores, la rebaja de los gastos de explotación (-6%) llega de nuevo de la mano de la reducción de la actividad y de los ahorros conseguidos en la mayoría de las partidas de gastos. El de combustible alcanza un 12,8%, como consecuencia directa del menor número de operaciones llevadas a cabo por la compañía y las mejoras en precio. En lo que a gastos de personal se refiere, continúan haciéndose notar los esfuerzos de Iberia, que consigue reducirlos en un 0,5%, igualmente disminuyen los comerciales (-9,7%), alquiler de flota (-18%) y mantenimiento (-12,8%), por el contrario se incrementan los seguros . Sigue así dando sus frutos el plan de optimización de costes (PROICO) y el expediente de regulación de empleo, lo que se refleja en la mejora de sus márgenes (EBITDAR/ ventas 17,1% y EBIT/ventas 5,3%), que le llevan a alcanzar un resultado de explotación de 249,1 millones de euros, frente a 4,8 en el ejercicio anterior.

Los resultados financieros se sitúan en ­21 millones de euros (10,4 en 2001), fundamentalmente por los efectos de la devaluación del peso argentino. Los extraordinarios arrojan también un saldo negativo de ­46,5 millones de euros al haberse actualizado a mercado el valor de la flota y realizado amortizaciones extraordinarias que superan las plusvalías obtenidas en la venta de Binter Canarias y aeronaves no operativas. Con ello el beneficio neto asciende a 157,1 millones de euros, una cifra excelente en un año de crisis del sector y en el que Iberia ha alcanzado los mejores márgenes entre las aerolíneas tradicionales europeas.