Elecciones Argentina

Todos apoyan la economía de mercado

Los candidatos con mayores posibilidades de alzarse con el triunfo en las elecciones presidenciales son viejos conocidos de los argentinos. Lo que explica la dispersión de las preferencias de los votantes, así como la apatía ciudadana ante la campaña electoral.

El ex presidente Menem, quien recibía el 17% de la intención de voto al final de su presidencia en 1999, recoge ahora el mismo porcentaje, con un programa basado en recuperar la relación del peso con el dólar, continuar con el modelo económico instaurado bajo su Gobierno e instaurar un régimen de mano fuerte contra las protestas sociales y la delincuencia.

Muy bien visto por la banca y el capital extranjero, López Murphy le disputa a Menem ese apoyo. Economista neoliberal, tradicional asesor de la banca y ex militante de la Unión Cívica Radical (UCR), fue apenas 15 días ministro de Economía de De la Rúa en marzo de 2001. El repudio popular a su programa de ajuste le obligó a dimitir. Sus planteamientos son los mismos de entonces y, al igual que Menem, se ve favorecido por el cansancio de la población tras la larga catástrofe argentina.

Ex menemista que se opuso a fondo al ex presidente en los últimos años, Kirchner, es el 'candidato del Gobierno'. Apoyado por Duhalde, propone que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, continúe en su cargo y en su política moderada, que ha logrado evitar una crisis mayor. Lo apoyan la banca nacional, un sector de la industria local y cultiva buena relación con Repsol, ya que su provincia tiene pozos petrolíferos.

En peor posición por su populismo, Rodríguez Saá sólo es fuerte en su provincia y en sectores pobres de las provincias. Los empresarios no confían en él tras su efímero Gobierno de una semana después de la caída de De la Rúa. Como los otros tres candidatos, es devoto de la economía de mercado.