Suspensión de pagos

La SEPI deja de inyectar recursos a Babcock Borsig España

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales quiere mantener el pulso de Babcock Borsig España, la compañía de bienes de equipo que vendió a la alemana Borsig, ahora en suspensión de pagos, pero sin inyectar, de momento, más fondos. El grupo público aseguró ayer que Construcciones Navales del Odiel, una instrumental participada por accionistas del astillero vigués Hijos de J. Barreras, ha mostrado su intención por tomar el control de la antigua Babcock Wilcox Española.

SEPI comunicó a las centrales sindicales que no cumplirá con las obligaciones de inyección de recursos contraídas cuando firmó el contrato de compraventa con Borsig, hasta que la firma alemana presente una solución alternativa a su filial española, es decir hasta que un tercero se haga cargo de la compañía. Esta medida de presión puede cuantificarse en más de 20 millones.

Construcciones Navales del Odiel tiene previsto presentar en mayo el plan industrial para Babcock Borsig España con una plantilla objetivo que no superaría las 400 personas frente a las 650 de la actualidad.