Reconstrucción

Palacio se desmarca de EE UU y afirma que Siria no supone una amenaza

La ministra de Asuntos Exteriores de España, Ana Palacio, declaró ayer que no está de acuerdo con algunas declaraciones de altos cargos de Estados Unidos contra Siria y aseguró que este país no representa una amenaza para la comunidad internacional. Palacio formuló estas declaraciones al término de la reunión que mantuvo en Damasco con el presidente de Siria, Bachar al Asad, y con el ministro de Exteriores, Faruk al Chara, en la que discutieron sobre las vías para estabilizar la situación de Oriente Próximo tras la guerra de Irak.

'España no comparte las declaraciones contra Siria y considera que algunas declaraciones no son útiles', dijo Palacio en clara referencia a los recientes ataques lanzados desde Washington contra Damasco. A renglón seguido, la ministra española afirmó que Siria no constituye ninguna amenaza para la seguridad internacional y abogó por el diálogo 'multilateral' para construir el futuro de Irak.

Asimismo, negó que España 'haya realizado un papel mediador entre Siria y Estados Unidos', ya que consideró que las relaciones entre ambos países 'no necesitan mediación'. Palacio y Al Chara reafirmaron la amistad sirio-española y coincidieron en la necesidad de 'trabajar juntos para el futuro y el bienestar de Irak'.

Por su parte, Al Chara dijo que su Gobierno espera la llegada del secretario de Estado norteamericano, Collin Powell, quien 'es bienvenido en Siria'. Aunque no hay una fecha fijada para el viaje de Powell, se estima que su visita se concretará en los próximos días y servirá para acercar las posiciones entre Washington y Damasco respecto a la situación en la región. 'Estoy seguro de que no viene para imponer sino para escuchar, comunicarnos sus inquietudes y para que le digamos las nuestras', dijo Al Chara.