Oferta

Se acaba el plazo para conocer el desenlace de la opa sobre Metrovacesa

La CNMV publicará mañana, previsiblemente, el resultado de la oferta pública de adquisición (opa) sobre Metrovacesa por parte de las sociedades italianas Quarta y Astrim, controladas por los empresarios Caltagirone y Marchini. El plazo de aceptación de la opa finalizó el pasado martes 15 de abril, y el organismo regulador debería publicar los resultados tres días depués, aunque al ser hoy festivo puede hacerlo mañana.

La impresión del mercado y los analistas es que la operación, lanzada el pasado 22 de enero, no habría logrado superar el 50% del capital social de Metrovacesa, ya que los partícipes que a día de hoy han mostrado su rechazo tienen un control superior a la mitad de las acciones de la inmobiliaria.

La primera oferta de Quarta y Astrim fue de 25 euros por acción, hasta un 75% del capital, que el consejo de Metrovacesa rechazó, debido a que el precio fue considerado insuficiente. Más adelante, se mejoró en dos euros por acción, y se amplió hasta el 100%, dejando el consejo de la inmobiliaria, la puerta abierta a los accionistas para aceptarla o no la oferta. Bami se ha encontrado con la opa mientras prepara su fusión con Metrovacesa, una operación que, una vez fracase la apuesta italiana, pretende acelerar para no tener más sorpresas.

METROVACESA 6,73 0,30%

Bami, es el primer accionista de Metrovacesa tras comprar en junio de 2002 la participación del 23,9% del BBVA, a un precio de 36,55 euros. En estas últimas semanas la ha aumentado hasta un 24,99%. El segundo accionista, el fondo de pensiones holandés PGGM también anunció que no acudiría a la opa debido al ¢bajo precio¢. Y así, el porcentaje del capital que ha mostrado su intención de no aceptar la oferta de Caltagirone y Marchini supera el 50% del capital social. En él, está el 7% de la caja de ahorros andaluza El Monte, y los grupos Luis Portillo y Domingo Díaz de Mera, así como el 4,15% de la catalana Sacresa, que tiene asimismo una opción de compra por el 5,2% en manos de Cartera Deva.

Las sociedades italianas deberán ahora decidir si permanecen en el capital de Metrovacesa aunque no consigan el control de la sociedad. Si la opa llegara a un porcentaje considerable, superior al 40%, podrían dificultar la fusión entre Bami y Metrovacesa, y esperar a que otra sociedad adquiera un paquete accionarial suficiente para juntarlo con el suyo