La nueva UE

Claros y sombras de la ampliación, a la luz de los expertos

El presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE) y vicepresidente de la Confederación Española de Empresarios (CEOE), Arturo Gil, cree que una parte de las inversiones que hasta ahora ha recibido España del exterior "se trasladarán a los nuevos países de la UE", ya que las compañías "buscarán reducir sus costes al tener que pagar menos salarios". Paras Gil, el principal problema que deberá afrontar la UE a 25 es la "gran diferencia en términos de renta per cápita" que existe entre los hasta ahora candidatos y los actuales Estados miembros.

Por su parte, el subdirector de estudios del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Juan José de Lucio, ha explicado que la adhesión beneficiará al empresariado español, ya que quienes trasladen a los países del Este sus procesos productivos, particularmente los de carácter industrial, "conseguirán optimizar sus recursos" y reducir costes. En este sentido, recordó que con la incorporación de España a la UE, Alemania tuvo la oportunidad de actualizar y renovar su actividad empresarial, "con lo que al final se beneficiaron las empresas alemanas y trasladaron esta mejora productiva a sus trabajadores españoles".

De Lucio augura también "buenas oportunidades" a las compañías españolas de los sectores energético, telecomunicaciones y financiero cuando concluya el proceso de ampliación, ya que internacionalizarán su negocio favoreciendo el comercio exterior de las pymes "que verán nuevos mercados en los países candidatos". Para este alto cargo de las Cámaras de Comercio, "no podemos aspirar a competir en salarios sino en calidad y servicios, para obtener estrategias productivas más modernas".