Previsión

El candidato a presidir el BCE coincide en predecir una mejoría económica a final de año

"La confianza es la llave de todo". Esta frase es la fórmula del probable sucesor de Wim Duisenberg al frente del Banco Central Europeo, para que se desvanezca el fantasma de la recesión y al economía mundial vuelva a crecer. Jean-Claude Trichet, actual gobernador del Banco de Francia, advierte, eso sí, que la recuperación está "aún por confirmar", pero que "probable" a la vista de la bajada de los precios del petróleo y el fin de las incertidumbres geoestratégicas

Estas declaraciones coinciden con el único comentario esperanzador que hicieron ayer los institutos alemanes sobre el país que es el motor de la económica de la UE. Según éstos, Alemania crecerá tan sólo un 0,5% frente al 1,4% inicialmente previsto. Además, vaticinan que incumplirá el Pacto de Estabilidad de la zona euro porque el déficit público rebasará el límite del 3% del PIB. Eso sí, apuntan una posibilidad de recuperación para la segunda mitad del año.

El camino de Trichet hacia la presidencia del BCE sólo está emborronado por su supuesta implicación en una serie de irregularidades cometidas por el banco Crédit Lyonnais cuando ocupaba la presidencia del Tesoro francés. Por ello, los Gobiernos de la zona euro decidieron prolongar unos meses el mandato de Duisenberg. Por el momento, Trichet evita hacer comentarios sobre este posible nombramiento y remite a los jefes de Estado y de Gobierno.