Alemania

Drástico recorte en las previsiones de crecimiento para Alemania

La ansiada recuperación de la economía alemana se hará esperar todavía un poco más. Los seis principales institutos de estudios económicos de Alemania presentaron ayer en Berlín su informe semestral de primavera, en el que rebajan hasta el 0,5% las perspectivas de crecimiento económico para el país este año.

En su anterior informe, publicado en otoño, los expertos pronosticaban aún un crecimiento del 1,4%.

Los institutos consideran que la economía se recuperará levemente en la segunda mitad de 2003 y que crecerá un 1,8% en 2004, pero advierten de que este avance 'será lento'.

Además, todo dependerá de que la situación en Irak se tranquilice con rapidez, bajen los precios del petróleo y se estabilicen los mercados financieros y el cambio del dólar. 'La economía alemana se encuentra en una fase de debilidad permanente', señalaron.

El pesimista informe de los seis institutos es igualmente negativo respecto a la evolución del déficit público y el desempleo.

Alemania volverá a incumplir este año los criterios del Pacto de Estabilidad, con un déficit del 3,4% del PIB y sólo en 2004 caerá una décima por debajo de la barrera del 3% impuesta por Bruselas.

En cuanto al paro, una de las mayores preocupaciones de los alemanes, se prevé que alcance los 4,45 millones por término medio en 2003 y que se eleve hasta los 4,5 millones en 2004.

Alemania registró el pasado mes 4,41 millones de parados, la cifra más alta en un mes de marzo de los últimos cinco años.

Los seis institutos, en los que hay participación estatal, no dudaron en criticar en su informe el plan de reformas del gobierno del canciller Schröder para combatir el paro, un proyecto que modifica algunos de los pilares del Estado del bienestar, como la protección contra el despido, y que ha contado con una fuerte oposición incluso dentro del Partido Socialdemócrata del canciller.

El plan de Schröder es 'demasiado tímido', coincidieron los expertos, que también lamentaron que el canciller no tome medidas por cuenta propia y se limite a crear comisiones que elaboren propuestas. 'Esa estrategia lleva a la paralización', señalaron.

Sin embargo, los institutos no están de acuerdo en cuáles son las recetas necesarias para impulsar la economía alemana. La mayoría de ellos apuesta por aumentar la desregulación del mercado laboral y reducir la presión fiscal, aunque algunos, como el DIW, prefieren una línea más keynesiana que no excluya el impulso de la competitividad en sectores como la sanidad pública.

El Gobierno es más optimista que los expertos

El pesimismo de los expertos de los institutos de estudios más importantes de Alemania no ha invadido las filas gubernamentales.

Ayer fue Wolfgang Clement, ministro alemán de Economía, quien intentó dar una visión más positiva de la situación y dijo que el informe de los expertos es 'demasiado pesimista' y que ignora 'el dinamismo de las reformas del mercado laboral'.

El ministro consideró que hay buenas señales del lado de la inversión y el consumo e interpretó a su manera las críticas de los expertos a los planes de reforma del Ejecutivo.

'Los institutos han confirmado que el Gobierno ha encauzado la situación correctamente. Ahora todo dependerá de que el tren de las reformas empiece a funcionar rápidamente', dijo el titular de Economía.

Algunos datos recientes apoyan la opinión del ministro de que las perspectivas económicas mejoran. Así, el índice ZEW sobre las expectativas de los inversores, también publicado ayer, mejoró en abril por cuarto mes consecutivo.

Este indicador es elaborado por el Centro de Investigación Económica Europea (ZEW) mediante encuestas a 313 analistas e inversores institucionales y muestra cada mes las expectativas de estos agentes sobre la evolución económica.

El presidente del instituto ZEW, Wolfgang Franz, destacó que los analistas financieros confían en una mejora económica atribuible al fin de la guerra, pero debido a los problemas internos alemanes, 'se desconoce la calidad de la recuperación'.