Inversión

Aznar anima a los empresarios a invertir en Polonia

El presidente del Gobierno, José María Aznar, invitó ayer a los empresarios españoles a invertir en Polonia. El jefe del Ejecutivo aprovechó su visita relámpago al país centroeuropeo para reunirse con un grupo de empresarios polacos y españoles en Varsovia a los que instó a aprovechar un 'compromiso irreversible' como es la firma del Tratado de Adhesión a la UE de 10 países del Este, entre ellos Polonia, que se producirá hoy en Atenas.

El volumen de inversiones españolas en el mercado polaco es todavía pequeño, pero hay numerosos proyectos en marcha, como la compra del 49% de la empresa aeronáutica PZL Okecie, vinculada a la venta de ocho aviones construidos por CASA. También tienen intereses las constructoras Ferrovial y Acciona, las eléctricas Endesa, Iberdrola y Unión Fenosa, y varias empresas turísticas.

Aznar invitó también a los ciudadanos polacos a que no tengan ninguna duda del beneficio que supondrá su entrada en la Unión Europea, porque la alternativa es 'la soledad sin horizontes'.

El jefe del Gobierno puso a España como ejemplo de los logros cosechados como socio comunitario e invitó a comparar la situación de España en 1986, fecha de la adhesión española, con la actualidad. Recordó que, aunque la agricultura española estuvo sujeta a un largo periodo transitorio y hubo que transformar muchos de sus sectores, finalmente la renta agraria ha crecido un 115%.

Poco antes, Aznar se había entrevistado en Varsovia con su homólogo polaco, Leszek Miller, al que subrayó su satisfacción por la adhesión de Polonia.

Referéndum en junio

Aznar deseó a Miller que sea 'un gran éxito' el referéndum que celebrará Polonia el 8 de junio para ratificar su adhesión a la UE. El Gobierno polaco aún teme que la abstención en el referéndum de junio pueda frustrar el ingreso en la Unión.

Este temor se debe en parte a la creciente debilidad del primer ministro, Leszek Miller, y de su gobierno minoritario, así como a la seria advertencia dada a los euroentusiastas polacos por la sociedad húngara en el reciente referéndum celebrado en ese país, en el que la participación fue inferior al 50%.

Miller y su Gobierno de minoría pierden respaldo como consecuencia del aumento incontenible del paro, próximo ya al 19%, y del bajo crecimiento del PIB, que no supera el 2%.