Escrito

Los contratos de acceso a la red frenan el desarrollo de Internet

La Asociación de Usuarios de Internet (AUI) ha remitido hoy a la CMT un escrito en el que insta al órgano regulador y al propio Ministerio de Ciencia y Tecnología, a que revisen los actuales contratos de los proveedores de acceso a Internet y a que pongan en marcha medidas para facilitar el cambio de proveedor, sin que esto afecte al servicio. Estos contratos "frenan" el desarrollo de la sociedad de la información española y "dificultan" la competencia entre operadores, según la AUI.

La asociación ha solicitado de este modo, que se inste a todos los operadores de telecomunicaciones que ofrecen servicios de acceso a Internet de pago a eliminar la duración mínima en sus contratos, así como que se establezcan los "elementos regulatorios y legales necesarios" para que los internautas puedan cambiar de provedor en cualquier momento.

Según los internautas, la obligación de contratar los servicios de acceso a Internet por un periodo mínimo de un año "constituye una barrera de entrada y un obstáculo para la competencia en el sector", ya que el cliente debe afrontar un coste "demasiado elevado" al tener que pagar "lo que va a gastar en un año de un servicio básico si decide cambiar su domicilio o escoger otro proveedor".

La asociación considera que este tipo de obligaciones suponen una limitación para la competencia ya que el cambio de ISP "lleva asociado un coste muy alto para el usuario y dificulta los cambios de residencia, con el agravante de que este compromiso anual no sSlo es para el primer año, sino que se mantiene durante toda la existencia del contrato".

Familias y pymes

Otro aspecto negativo, asegura la AUI, es que frenan el desarrollo de la Sociedad de la Información ya que "muchas familias y pequeñas empresas no se atreven a utilizar servicios de banda ancha por el elevado riesgo que asumen a la hora de contratarlo". El presidente de la AUI, Miguel Pérez Subías, afirmó que "sólo existe competencia real" si los internautas pueden cambiar de ISP "en cualquier momento sin que eso suponga en ningún momento una pérdida en la prestación del servicio contratado".

"Por otro lado no parece adecuado, en un momento en el que todos estamos luchando por rebajar las barreras de entrada en la Sociedad de la Información, exigirle a un usuario el pago de lo que va a gastar en un año de un servicio básico si decide cambiarse de domicilio o simplemente cambiar de proveedor", aclaró Pérez Subías.