El gasto sanitario se desborda el primer año de gestión autonómica