Reajuste

Hypovereinsbank suprimirá otros 2.000 empleos para reducir costes

El Hypovereinsbank, segundo banco de Alemania, anunció hoy la eliminación de otros 2.000 empleos para recortar costes y señaló que los planes de reducción de plantilla se adelantarán un año y deberán ser completados a finales de 2003.

El presidente de la entidad alemana, Dieter Rampl, afirmó en la presentación oficial de los resultados de 2002 que los recortes afectarán a 11.100 trabajadores, y no a 9.100 como se había planeado inicialmente. Añadió que el banco afronta "un proceso de transformación" y que necesita unos 1.700 millones de euros para elevar la cuota de capital propio hasta el 7 % tras la separación del negocio inmobiliario del grupo en el nuevo Hypo Real Estate Bank Holding a finales de este año. Este capital se conseguirá mediante la ya iniciada venta de participaciones, la minimización de los activos de riesgo y la colocación en bolsa del 25 % de su filial austriaca Bank of Austria.

Rampl insistió en que esta última operación se realizará mediante una oferta pública inicial y una ampliación previa de capital de Bank Austria. En cuanto a los costes, señaló que éstos se recortarán este año entre un 3 y un 5,7 %, tras la bajada del 8 % lograda ya en 2002. El directivo se mostró cauto a la hora de hacer previsiones para el actual año fiscal ya que "en este momento de inseguridad económica no sería serio".

Sin embargo, el presidente de Hypovereinsbank adelantó que el beneficio bruto se situará entre los 300 y los 600 millones de euros, frente a las pérdidas de 821 millones de euros de 2002, y que los ingresos operativos mejorarán en un 3%.

"Los ingresos de los primeros dos meses de 2003 confirman esta tendencia" dijo Rampl. Hypovereinsbank perdió el pasado ejercicio 858 millones de euros, los primeros números rojos de su historia, muy afectado por el aumento de las provisiones para insolvencias por la ola de quiebras de empresas en Alemania. Además, los títulos del segundo banco alemán registraron en 2002 una de las mayores pérdidas del sector financiero germano y en los últimos doce meses se han dejado más de un 80 % de su valor en bolsa.