Resultados

Las ventas de Schweppes suben un 6% y se convierte en la segunda compañía del sector

Cadbury Schweppes Bebidas de España cerró el ejercicio de 2002 con una facturación de 350 millones de euros, lo que supone un incremento del 6% respecto a 2001, según ha anunciado hoy su consejero delegado, Antoni Obieta. El beneficio se situó por encima de los 25 millones de euros. La firma, que ha integrado plenamente la marca La Casera (con una facturación de 80 millones de euros), se ha convertido en la segunda compañía de bebidas refrescantes de España, con una cuota del 15%, por detrás de Coca Cola (65%), pero por delante de Pepsi (13%).

Los beneficios de 2002 superan a los obtenidos por separado el año anterior por Schweppes España (13 millones) y La Casera (10 millones). Obieta anunció, además, que la multinacional espera completar el próximo 31 de marzo la adquisición de Adams, la filial de chicles y dulces de la farmacéutica Pfizer. Esta compra le permitirá al grupo británico convertirse en el primero a nivel mundial en confitería (caramelos, chocolates y chicles), por delante incluso de Nestlé, al alcanzar una cuota global del 10%. La plantilla pasará a estar formada por 45.000 trabajadores, tras incorporar los 20.000 empleados de Adams. Tras esta operación, la multinacional se tomará con "más calma" la posibilidad de nuevas adquisiciones hasta digerir plenamente ésta.

La tónica dominante

El responsable del grupo en España afirmó que su crecimiento se ha basado en la potenciación de la tónica Schweppes, que mantiene una cuota del 70% a pesar de los nuevos competidores, y que acometerá un proceso de rediseño de sus botellas. Asimismo, destacó la importancia de la marca La Casera, que ha alcanzado casi el 53% de cuota gracias al apoyo publicitario. El resto de productos de la compañía son el refresco TriNa, los zumos Vida y la bebida energética Pink Fish. Además, se dispone a lanzar durante este año la marca Snaple, una bebida refrescantes sin gas, y Clamato, de zumo de tomate.

A pesar de la tendencia mundial de las empresas a invertir más en marcas y menos en activos fijos, Obieta subrayó la importancia de la nueva planta de Barberà del Vallès (Barcelona), que ha supuesto un desembolso de 12 millones y que ocupará a más de 150 trabajadores. En ella se producirán seis millones de cajas de refrescos, que supondrá el 20% del total del grupo en España.