Caso Urbanor

Los 'Albertos' mantendrán las acciones del Zaragozano a pesar de la decisión del BE

Los financieros Alberto Cortina y Alberto Alcocer están dispuestos a mantener sus acciones del Banco Zaragozano, incluso si el Banco de España decide retirarles sus derechos de voto tras considerar que no cuentan con la honorabilidad necesaria para ser accionistas de control en una entidad financiera. Fuentes cercanas a los ex presidentes del Banco Zaragozano destacaron a EFE que el Banco de España tiene autoridad para eliminar los derechos políticos de estas acciones -en torno al 40% del capital-, pero no puede obligar ni sugerir su venta y, por tanto, no lo ha hecho en ningún momento, apuntaron.

El Banco de España, por su parte, estudiará la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a Cortina y Alcocer a tres años y cuatro meses de prisión por estafa y falsedad documental, una vez le sea remitida oficialmente y decidirá entonces si los financieros tienen la honorabilidad e idoneidad requerida para tener derechos políticos en un banco. La normativa bancaria actual establece que "carecen de honorabilidad quienes tengan antecedentes penales o se encuentren procesados o se hubiera dictado auto de apertura de juicio oral por delitos de falsedad, (...) y los inhabilitados para ejercer cargos públicos o de administración o dirección en entidades financieras".

Cuando los accionistas carezcan de honorabilidad, el Banco de España puede, según la Ley de Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito, suspender sus derechos de voto por un máximo de tres años, acordar la intervención de la entidad o la sustitución de los administradores y "con carácter excepcional, la revocación de la autorización" para operar como banco. Fuentes jurídicas consultadas por EFE explicaron que el Banco de España decidirá, en todo caso, eliminar los derechos de voto de las acciones que poseen los "Albertos", teniendo en cuenta que los delitos por los que han sido condenados no están relacionados con su actividad al frente del banco.

En caso de que así sea y Cortina y Alcocer mantengan su participación, sólo tendrán derechos políticos en la entidad los poseedores del 60% del capital restante, lo que en ningún caso supone impedimento para la marcha de la entidad. Si los financieros deciden vender sus acciones, la normativa establece que el interesado en adquirirlas deberá lanzar una Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre el total del capital del Zaragozano, para dar oportunidad a los pequeños accionistas de acceder a los mismos beneficios que los mayoritarios.