Investigación

Bruselas abre un procedimiento a Alemania por la 'ley Volkswagen'

En su intento de eliminar obstáculos a la inversión, la Comisión Europea apuntó ayer al land alemán de Baja Sajonia. El órgano ejecutivo europeo instó al Gobierno alemán a que justifique en el plazo de dos meses la denominada ley Volkswagen, por la que el Gobierno del land mantiene una acción de oro sobre la primera compañía automovilística europea.

El canciller alemán Gerhard Schröder ha sido uno de los más fervientes defensores del blindaje de Volkswagen. No en vano se sentaba en el consejo de la automovilística mientras era máximo dirigente de Baja Sajonia, donde Volkswagen tiene su sede y da trabajo a más de 150.000 personas.

Lo cierto es que esta normativa interna de la compañía tiene más de 30 años. Su origen está en un acuerdo entre el Gobierno federal y el Estado de Baja Sajonia por el que se establece que ningún accionista puede tener más del 20% de las acciones con derecho de voto, aunque se posean más títulos. De esta forma, el Gobierno del land, principal accionista con el 18,5% de los votos, tiene la capacidad de vetar todas las decisiones estratégicas que se presenten y evitar, entre otras cosas, que se pueda formular una opa hostil contra la compañía alemana.

'Puede actuar como desincentivo a la inversión de otros Estados miembros y entorpecer el ejercicio de la libre circulación de capitales y libertad de establecimiento garantizados por el tratado', dijo ayer el portavoz de la CE Jonathan Todd. Y el atractivo de la compañía alemana será aún mayor si se flexibiliza el blindaje, según los analistas consultados por Reuters, especialmente tras su fuerte implantación en el mercado asiático, donde espera vender este año cerca de 600.000 vehículos.

La Comisión Europea cuestiona, además, según su comunicado, el derecho del Gobierno de Baja Sajonia a nombrar a 4 de los 10 miembros del consejo de la compañía, el doble de los que le corresponden según su participación accionarial.

Incomprensión

El portavoz del Gobierno alemán, Bela Anda, reaccionó al anuncio de la Comisión con 'incomprensión' y advirtió que 'a juicio del Ejecutivo, no hay duda de que la ley cumple los reglamentos comunitarios, por lo que no vemos en ningún caso violación de la libertad de movimientos de capital'.

Por parte de la compañía, aunque no existe reacción oficial, el director ejecutivo, Bernd Pischetsrieder, ya mencionó hace un mes su apoyo a la ley Volkswagen y su confianza en que no implicaba una barrera a posibles adquisiciones.

Volkswagen dispone ahora de dos meses para contestar al Ejecutivo europeo antes de que la advertencia pase a manos del Tribunal de Justicia Europeo.