Ecofin

La UE alcanza un acuerdo sobre la armonización fiscal de la energía

El ministro español de Economía, Rodrigo Rato, anunció hoy, en un receso del Consejo especial de ministros de Economía y Finanzas (Ecofín) que los quince habían llegado a un acuerdo de fiscalidad de la energía. "Creo que hemos llegado a una redacción final" y agregó "la directiva estaría aprobada en sus términos actuales".

No obstante, aún existe una reserva política de Francia, a lo que Rato indicó que se espera que se levante "hoy mismo o a lo largo de los próximos días. El acuerdo persigue una aproximación al alza de los muy variados impuestos aplicados a los carburantes en los países de la UE, con el objetivo de eliminar las distorsiones de la competencia.

Rato dijo que, desde el punto de vista de España "no hay ninguna dificultad con esta directiva, sino que al contrario, es una directiva que creemos que beneficia claramente los intereses españoles y cierra un capítulo de armonización fiscal". En lo que se refiere a España, Rato indicó que la repercusión de la armonización de la fiscalidad de la gasolina "es mínima, pues el tipo mínimo (impositivo) está por debajo del que se aplica en este momento en España".

En el caso del gasóleo, España tendrá un periodo transitorio hasta el 2007, para alcanzar el nivel de 302 euros por cada 1.000 litros, "lo que garantiza que no habrá ninguna subida de este producto" y las subidas "serán extraordinariamente moderadas" hasta 2012, cuando se debe llegar a 330 euros por 1.000 litros.

Además se plantea la posibilidad de la creación de un gasóleo profesional para todos los países miembros y se consolida el régimen de exenciones a biocarburantes que entró en vigor el 1 de enero pasado, agregó el ministro.

Objetivos de Lisboa

Por otra parte, Rodrigo Rato, afirmó que la actual situación internacional "no tendría por qué" retrasar los objetivos de Lisboa o devaluar el Consejo Europeo que se celebrará mañana y pasado en Bruselas.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Quince iniciarán mañana un Consejo Europeo que, como todas las cumbres de primavera, estará centrado en temas económicos y en la evaluación de la llamada "estrategia de Lisboa", que persigue hacer de la Unión Europea (UE) la economía, basada en el conocimiento, más dinámica del mundo antes de 2010.

El ministro señaló que "en estos momentos, más que nunca es claro que las economías europeas en su conjunto necesitan mayor flexibilidad y eso quiere decir para los ciudadanos que la economía debe ser capaz de crear más empleo y de crecer más". Además, agregó que "los países que hemos emprendido reformas más intensas, como puede ser el caso de España, estamos demostrando que nuestras economías están resistiendo mejor que otras la incertidumbre económica mundial y lo están haciendo con mayores niveles de creación de empleo, y eso es lo que interesa a los ciudadanos".