Internet

Terra duplica el pago al consejo en dos años pese a multiplicar las pérdidas

Los consejeros de Terra Lycos cobraron el año pasado 3,11 millones de euros en concepto de 'retribuciones y otras prestaciones', según la información recogida en la memoria correspondiente a 2002 de la filial de Internet de Telefónica. Esta cifra supone un incremento del 43,3% con respecto a los 2,17 millones abonados el ejercicio anterior, a la vez que multiplica por 2,16 veces el sueldo de 2000.

Mientras tanto, los números rojos en este periodo han sufrido una evolución similar en su crecimiento, aunque muy diferente en el signo. Las pérdidas de 555,22 millones de euros registradas en 2000 se han disparado, sobre todo por el efecto de la limpieza de activos deteriorados del último ejercicio, al máximo histórico de la compañía, 2.008,9 millones de euros.

La crisis publicitaria, el pinchazo de la burbuja de Internet y la caída de las Bolsas han sido los principales responsables del fuerte crecimiento de las pérdidas, a las que se ha intentado poner coto con un drástico plan de recorte de costes. ¿El resultado?, el Ebitda mejoró durante 2002 a pesar de que los ingresos cayeron un 10,34%. El sueldo de los consejeros, sin embargo, se quedó al margen de la contención y de la recomendación del código de buen gobierno corporativo, que estima que 'deben favorecerse las modalidades que vinculen una parte significativa de las retribuciones de los consejeros, especialmente de los consejeros ejecutivos, a los resultados de la empresa, puesto que de esta manera se alinean mejor los incentivos de los consejeros con los intereses de los accionistas que se trata de maximizar'.

Terra Lycos asegura que, en términos reales, no ha habido aumento de salario para los miembros del consejo y que las diferencias se basan en el mayor número de consejeros y de comisiones, por la necesidad de adaptarse al código de buen gobierno. La compañía argumenta que en 2001 se pagó el sueldo completo a Joaquim Agut, presidente de Terra, y a los consejeros ejecutivos Bob Davis y Ted Philip, y que ello justifica la diferencia. Agut, sin embargo, llegó a la presidencia en agosto de 2000 y los dos directivos de Lycos entraron en el consejo en noviembre de ese año. A ello hay que añadir los sueldos que se pagaron a Juan Perea, a Juan Villalonga y a Abel Linares en 2000 y que se dejaron de abonar al ejercicio siguiente, más lo que se comenzó a ahorrar la empresa desde febrero de 2001, cuando Davis fue nombrado vicepresidente no ejecutivo de la compañía, siempre que su sueldo se adaptara a su nueva condición profesional.

La justificación que explica la diferencia entre los sueldos de 2002 y 2001 es, según Terra Lycos, la cuantía de las dietas del último trimestre de 2001, que fueron satisfechas en los tres primeros meses del año siguiente. Las dietas, con todo, son la parte más exigua de las retribuciones al consejo, que se componen fundamentalmente de salarios a los consejeros ejecutivos. La memoria anual no recoge las cifras exactas destinadas a dietas y a salarios, puesto que no da información individualizada sobre las retribuciones de los consejeros.

Parte del incremento de 2002, añade la compañía, se debe también al mayor número de comisiones que se han creado en la empresa.

Telefónica acude en ayuda de su filial de Internet

La memoria anual de Terra Lycos da cuenta también de los intercambios realizados entre la filial y su matriz, y del negocio del que Telefónica es responsable. La operadora duplicó el año pasado su contribución a los ingresos de explotación de la compañía de Internet y de ella salen 55,64 millones de euros. Este impulso, sin embargo, no pudo evitar una caída de los ingresos del 10,34% por la crisis de la publicidad y del modelo de negocio.

Tampoco el apoyo de Bertelsmann logró impedir la caída de los ingresos. El grupo alemán fue responsable del 61% de los ingresos por publicidad del portal -los de mayor importancia en la compañía- conseguidos por Terra el año pasado, una cantidad con la que ya no podrá contar.

Para este ejercicio, y tras el nuevo acuerdo firmado entre Terra y Telefónica, la compañía de Internet obtendrá a cambio 118,8 millones de ingresos que la matriz ha prometido facturar con la filial y que suponen sólo 63,16 millones de euros más que en 2002. Estas ventas deberán dejar un margen de 78,5 millones de euros.

Estas premisas dan como resultado una previsión de caída de ingresos para 2003, según reconoció Terra Lycos la pasada semana. La fecha de entrada en beneficios netos, sin embargo, permanece inalterable a pesar de ello, gracias a las menores amortizaciones y costes asociados que se derivan de la limpieza a conciencia de los activos deteriorados de la compañía y que, por ejemplo, han dejado el fondo de comercio en 627 millones de euros frente a los 1.819 millones de 2002.