Reunión

Los expertos consideran que el BCE bajará mañana los tipos de interés

El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) volverá a reunirse el jueves bajo una gran presión. La autoridad monetaria con sede en Francfort podría recortar los tipos de interés en medio punto, hasta el 2,25%, en su próxima reunión, según prevén los mercados financieros. Expertos del banco alemán Commerzbank consideran que la entidad europea bajará el precio del dinero en 0,5 puntos para impulsar el crecimiento económico en la zona euro y estabilizar los mercados financieros.

En vista del empeoramiento de las perspectivas económicas internacionales, aumentan las voces que piden al BCE un nuevo recorte de los tasas para el área euro. A favor de esta decisión se encuentra la tendencia a la baja de los precios de consumo, experimentada en los últimos meses en la zona euro como consecuencia del retroceso de la demanda interna y de la fuerte revalorización del euro, añade el Commerzbank. La moneda única se ha apreciado cerca del 5% desde principios de año.

Los expertos observan también una ralentización del incremento de los precios en el sector de servicios, así como de los incrementos salariales, lo que favorece una relajación de la política monetaria del BCE. Así lo cree también Jonathan Hoffman, de RBS Financial Markets.

No obstante, no todos los analistas coinciden en que el recorte de los tipos vaya a ser tan fuerte, y algunos opinan que el BCE tan sólo los bajará en un cuarto de punto, y pocas son las voces que prevén que se mantengan invariables. El BCE recortó por última vez los tipos en diciembre del año pasado. Desde entonces ha preferido esperar a ver los efectos de esta decisión sobre la economía antes de modificarlos de nuevo.

Un argumento a favor de mantener invariable el precio del dinero es que quedan pocas rebajas teóricas del precio del dinero, dado el nivel tan bajo en como están las tasas, por lo que el BCE debe administrar con cautela sus decisiones para no quedarse sin margen de maniobra. Otro argumento a favor del mantenimiento de tipos es el reciente incremento del precio del petróleo, como consecuencia de la crisis en Irak, que ejerce presiones inflacionistas a corto plazo. La inflación se situó en enero en el 2,2%, una décima menos que el mes anterior, pero aún está por encima del tope del 2% que establece el propio BCE. Varios de los 18 miembros del consejo de gobierno, incluido su presidente, Wim Duisenberg, han abogado más o menos directamente por un recorte de las tasas, aunque otros han sido más cautelosos y parecen dispuestos, en las circunstancias actuales, a esperar para ver con más claridad la evolución geopolítica.

Duisenberg da la impresión de haber cambiado su opinión, expresada hace un mes de que 'en un mar de incertidumbre', se perderían los efectos económicos de la bajada de los tipos. La semana pasada mencionaba en este contexto la debilidad de la economía europea como un motivo para rebajarlos, informa Efe. En España, entidades financieras como el Banco Urquijo se apuntan a la bajada de medio punto para el jueves. Otras, en cambio, como el servicio de estudios del BBVA, consideran que la rebaja se debería producir cuando se inicie la guerra.