Resultados

Fuerte caída del beneficio de Rolls Royce por la baja demanda de motores

El fabricante británico de motores de avión Rolls Royce anunció hoy que sus beneficios antes de impuestos cayeron hasta 403 millones de dólares en 2002, frente a los 700 millones del ejercicio anterior, por el descenso de sus ventas a clientes civiles y un ¢agujero¢ en el fondo de pensiones para sus trabajadores.

El fuerte descenso se debió sobre todo a una bajada del 37% en la demanda de motores causada por la difícil situación económica que vive la aviación civil, especialmente desde los atentados del 11 de septiembre. Además, la empresa informó de que ha comenzado conversaciones con sus trabajadores para afrontar un déficit en su fondo de pensiones de 1.700 millones de dólares.

El director ejecutivo de Rolls Royce, John Rose, dijo que el objetivo es "limitar el impacto financiero del déficit que registraba su fondo de pensiones" en diciembre de 2002. Portavoces del sindicato Amicus señalaron que a sus miembros les disgustaría tener que pagar más dinero por su plan de pensiones para después recibir menos cuando se jubilen.

Los malos resultados entre los clientes civiles registrados por Rolls-Royce contrastan con un aumento de las ventas en el sector de defensa, que reportaron en el 2002 a la empresa unos beneficios de 244 millones de dólares frente a unos 208 millones del ejercicio anterior. Rolls Royce también se vio afectado por la debilidad del mercado de valores, aunque mantuvo los dividendos en 8,18 peniques por acción.

El fabricante de motores informó de que la reestructuración anunciada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU, a causa de la debilidad en el sector aeronáutico, se ha llevado a cabo con éxito y sus efectos empezarán a notarse en 2003 con nuevas ganancias. En el marco de este programa de reestructuración, que ha topado con la oposición del sindicato Amicus, unos 5.000 empleados perdieron su trabajo y otros 900 abandonarán la empresa este año.