Ofensiva

El Pentágono cifra en 95.000 millones de dólares el coste inicial de la guerra

Aunque el coste final de la guerra dependerá de muchas variables, la estimación actual del Pentágono es que la guerra contra Irak superará, con mucho, los 61.000 millones de coste que tuvo la Guerra del Golfo de 1991. Entonces, la contribución financiera de países como Arabia Saudí o Alemania logró reducir la factura efectiva para las arcas estadounidenses a 7.000 millones de dólares, pero los apoyos internacionales en esta ocasión son mucho más reducidos.

Japón informó ayer que su Gobierno había comunicado a Washington su intención de no participar en la financiación de la guerra.

The Wall Street Journal informaba en su edición de ayer que 95.000 millones es el cálculo que baraja el Pentágono bajo el supuesto de una guerra corta, la posterior pacificación del país y nuevas partidas para financiar la lucha contra el terrorismo. Pero la Casa Blanca rehúsa dar por ahora una cifra aproximada del paquete presupuestario que solicitará al Congreso hasta que reciba la aprobación del presidente George Bush. La oficina presupuestaria de la Casa Blanca presentará su informe definitivo a Bush la próxima semana.

Las discrepancias entre el Pentágono y la Casa Blanca pasan también por la forma en que se presentará la solicitud de gasto al Congreso. El Pentágono quiere asegurar que la financiación no se interrumpirá por falta de fondos y pide la aprobación de un solo decreto. La Casa Blanca sostiene que su división en varios proyectos les permitirá un mayor control presupuestario.

Y es que Bush ya ha soportado duras críticas, incluidas las del presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, por la vuelta de las cuentas públicas a números rojos bajo su mandato y de forma abultada. Con el presupuesto que pide el Pentágono, el déficit rondaría este año el 3,8% del PIB.

La ayuda solicitada servirá, entre otras cosas, para compensar a Turquía y a otros aliados estadounidenses los perjuicios que ocasione la guerra. La ayuda directa a Turquía asciende a 6.000 millones de dólares, según el acuerdo aprobado ayer por el parlamento turco, y otros 24.000 millones en forma de créditos blandos. Los fondos comprometidos para Israel ascienden a 4.000 millones y otros 1.000 millones más en créditos para Jordania.

más información en la Página 52

Apoyo demócrata para Greenspan

Mientras, el futuro de Alan Greenspan al frente de la Reserva Federal sigue siendo objeto de debate y rumor; los senadores demócratas, con Charles Schumer al frente, presentaron ayer ante la Cámara una propuesta, que no fue debatida de inmediato, en la que se apoya la tradicional independencia de la institución y la actuación de Greenspan, informa Ana B. Nieto desde Nueva York. El presidente de la Reserva comparecía en ese momento ante la sala.Los demócratas tratan de ganar terreno y ponerse del lado de una de las personas más influyentes del mundo en materia económica, tras las críticas que desde la Casa Blanca le han llovido al veterano banquero por calificar el plan de estímulo fiscal de Bush como 'innecesario' y de ser 'un peligro' para el déficit. Schumer defendió que Greenspan debe estar al frente de la autoridad monetaria incluso si no está completamente de acuerdo con los planes de Bush. 'Se le está mandando un claro mensaje', dijo Schumer a Greenspan, 'de que se está con nosotros o en contra y que no puede haber puntos de vista independientes'. El líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Tom Delay, dijo el martes que Greenspan estaba totalmente equivocado con sus advertencias.