Aerolíneas

British Airways estudia retirar su flota de Concorde por la escasa demanda

La aerolínea británica British Airways aseguró hoy estar considerando el futuro de su flota de Concorde, debido a la escasa demanda de vuelos en este aparato en su línea Londres - Nueva York. De momento, la compañía estudia las posibilidades y la posible fecha de retirada de los aviones, aunque todavía no se ha tomado una decisión definitiva.

De momento, no se conoce si la retirada de los Concorde afectará a toda la flota (siete aviones) o únicamente a cinco. "Hay un importante número de factores que tener en cuenta antes de tomar cualquier decisión. Estamos analizando cuando debería retirarse el Concorde, aunque no se ha adoptado ninguna decisión. Seguiremos utilizándolo mientras sea seguro, fiable y comercialmente viable", afirmó un portavoz de British Airways.

Sin embargo, la compañía aérea británica negó que la mitad de los pilotos y responsables de mantenimiento de su flota de Concorde hayan sido transferidos a otros aparatos normales, tal y como aseguraba hoy el diario sensacionalista "The Sun". La buena reputación del avión más rápido del mundo se ha visto mermada desde que, en julio de 2000, un Concorde de Air France se estrellase a las afueras de París causando la muerte de 113 personas, en el primer accidente sufrido por el avión supersónico.

Además, a finales del pasado año, un Concorde de British Airways que cubría la ruta entre Londres y Nueva York se vio obligado a regresar a la capital británica a causa de una avería en sus motores. Las dudas sobre la fiabilidad del aparato también surgieron al final de 2002, cuando los pilotos de otro Concorde de BA se vieron obligados a reducir su velocidad al detectarse grietas en una ventana.

British Airways y Air France son las dos únicas aerolíneas que disponen de una flota de aviones Concorde que diariamente vuelan desde los aeropuertos de Heathrow (Londres) y Charles de Gaulle (París) a Nueva York. Actualmente, el Concorde tiene autorización para operar en este país hasta el año 2009 y tanto la Autoridad de la Avión Civil como la Oficina de Investigación de Accidentes Aéreos del Reino Unido han subrayado que los vuelos del aparato continúan siendo seguros.

El Concorde, conocido como "el pájaro blanco", fue concebido por un consorcio anglo-francés y su primer vuelo de pruebas se hizo en 1969, aunque no entró en servicio hasta 1976, convirtiéndose en un símbolo de lujo.