Escándalo contable

La SEC también investiga a Ahold, que vuelve a desplomarse en bolsa

Las acciones de la cadena de distribución holandesa Ahold vuelven a desplomarse tras conocerse que está siendo investigada por el organismo regulador del mercado estadounidense, la Securities Exchange Comission (SEC). La cotización de la tercera distribuidora del mundo cae un 20%, después de haberse dejado un 63% el lunes, y acumular descensos de más del 75% en la última semana.

La compañía holandesa reveló el lunes que su filial en Estados Unidos Foodservice había inflado en más de 500 millones de dólares su beneficio operativo, por lo que debía revisar las cuentas de 2001 y 2002. Su filial argentina Disco también habría cometido irregularidades contables, aún por concretar.

Ayer Euronext, entidad formada por las Bolsas de París, Amsterdam, Bruselas y Lisboa, comunicó que ha iniciado una investigación contra Ahold basándose en que las compañías cotizadas deben comunicar ¢de forma inmediata cualquier hecho o circunstancia que pudiera tener un efecto material en el precio de las acciones.¢ Asímismo, también está siendo demandada por accionistas que han perdido dinero con el colapso en bolsa de la compañía.

Los objetivos no varían en España

Por su parte, el presidente y consejero delegado de Ahold España, Gerard van Breen, ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los empleados al asegurar que la compañía continúa con sus planes en España y que las metas fijadas no variarán a pesar del escándalo financiero. ¢Estamos en el proceso de construir juntos una gran compañía aquí en España y tenemos todos razones para estar orgullosos de Ahold Supermercados. No nos distraigamos en nuestras metas, siguen sin cambios y tenemos la determinación de conseguirlas", afirmó.

También informa de que tanto el presidente de la junta directiva, Cees van der Hoeven, como el director financiero, Michel Meurs, que presentaron su dimisión irrevocable el lunes, permanecerán en la compañía por un periodo de tiempo limitado para garantizar el adecuado traspaso de la dirección.

Por último, explica Gerard van Breen a sus empleados, un grupo de bancos ha proporcionado a la compañía una nueva financiación por importe de 3.100 millones de euros con el fin de garantizar la continuidad de las operaciones de Royal Ahold.