'Caso Mannesmann'

La fiscalía alemana acusa de fraude al presidente del Deutsche Bank

La fiscalía de Düsseldorf ha terminado la primera parte de su trabajo. Ha resumido dos años de investigación en un escrito de 460 páginas en el que acusa al presidente del Deutsche Bank y a otros cinco ejecutivos de fraude en grado 'severo' por su relación con los 55 millones de euros que se pagaron a ejecutivos de Mannesmann durante la opa hostil que le dio el control del conglomerado alemán a Vodafone.

La decisión de presentar cargos era ya conocida, pero sólo ayer el fiscal jefe de Düsseldorf, Hans-Reinhard Henke, hizo público el nombre de los acusados y los cargos que se les achacan. Según la legislación alemana, el fraude está penado con un máximo de 10 años de cárcel y a eso es a lo que se enfrentan Ackermann; el ex presidente de Mannesmann, Klaus Esser; el jefe del poderoso sindicato IG Metall, Klaus Zwickel, y otros tres ejecutivos de la operadora alemana.

La fiscalía tiene claro que los pagos multimillonarios 'no tenían otro propósito que enriquecer a los destinatarios con la ocasión de la opa sobre Mannesmann', asegura Henke, quien añade que los acusados sabían 'que los desembolsos eran ilegales en ese momento'.

Meses de proceso

El tribunal regional dará ahora ocasión a que los acusados se defiendan antes de decidir si admite a trámite o no el caso. El proceso puede durar meses, sobre todo porque el fiscal ha pedido la comparecencia de 61 testigos, incluido el máximo ejecutivo de Vodafone, Chris Gent.

Los principales acusados se negaron ayer a hacer declaraciones, aunque en los últimos dos años han repetido en varias ocasiones que los pagos fueron legales. Estos desembolsos se remontan al periodo (año 2000) en el que Vodafone lanzó una opa hostil sobre Mannesmann. La oferta fue rechazada por el consejo de administración de la empresa opada, que a la vez aprobaba pagos multimillonarios para Esser y otros ejecutivos.

El ex presidente de Mannesmann cobró 30 millones de euros y acusa al fiscal de seguir un caso 'equivocado y arbitrario'. 'Se paga a alguien un bonus por su gestión, y criminalizar esta práctica será muy desafortunado para Alemania', fueron las últimas palabras sobre el caso de Ackermann, en una rueda de prensa el pasado 7 de febrero. El ejecutivo añadió que todas las acciones relacionadas con la opa de Vodafone fueron 'absolutamente legales'.

La decisión del fiscal de Düsseldorf llega después de una investigación iniciada tras las denuncias del despacho de abogados Binz & Partners. La fiscalía de Düsseldorf rechazó inicialmente el caso y sólo lo retomó después de instancias superiores así lo ordenaran.