Coyuntura

La creación de empresas se acelera en 2002 tras el declive del año anterior

Parece que a los emprendedores españoles no les ha desanimado el empeoramiento del clima económico en 2002. Así lo refleja la estadística del Registro Mercantil, que indica que el pasado año se alcanzó un récord de creación de empresas, con 117.780 nuevas sociedades, un 6,4% más que el año anterior. Se recupera así un ritmo que había decaído en 2001. De cada 100 entidades nuevas registradas, 96 fueron sociedades limitadas, y 3, anónimas.

La mayoría de los indicadores macroeconómicos reflejaron una clara desaceleración económica el pasado año. Sin embargo, ayer se conoció un dato más esperanzador que los que se vienen escuchando. La estadística del Registro Mercantil señala que en 2002 se marcó un récord de creación de empresas, con el nacimiento de 117.780 nuevas sociedades.

Esto supone, por una parte, la superación del anterior récord registrado en 2000 (cuando se crearon 116.159 empresas) y, por otra, la aceleración del ritmo de aumento de las nuevas sociedades, que el año pasado avanzaron un 6,4% frente al 4,7% registrado en 2001.

La capitalización de las entidades registradas ascendió a 15.132 millones de euros en 2002, mientras que el capital (suscrito) medio para constituir una sociedad anónima se situó en 1.367.862 euros, y en el caso de las sociedades limitadas, en 91.423 euros.

El capital medio utilizado para constituir una sociedad anónima descendió un 28%, pero, por el contrario, las cantidades iniciales medias empleadas para crear una sociedad limitada crecieron un 46%.

Lo que no ha cambiado en 2002 es el tipo de sociedad elegida por los nuevos emprendedores. El pasado ejercicio se crearon 113.849 sociedades limitadas y 3.151 anónimas, lo que supone que de cada 100 nuevas entidades creadas, 96 son de responsabilidad limitada, y 3, anónimas. Las otras formas de organización de empresas siguen teniendo una presencia marginal.

El registro de sociedades también arrojó en 2002 otros datos optimistas respecto a la mejora de la economía. En concreto, se detectó un aumento de las operaciones de ampliación de capital, que pasaron de 43.480 en 2001 a 50.760 el pasado año. Esto supone un crecimiento anual del 17%.

Sin embargo, como dato menos halagüeño, hay que resaltar que también aumentó el número de operaciones de reducción de capital social. Así, este tipo de operaciones pasó de 5.728 en 2001 a 8.673 en 2002, un importante aumento del 50%. Pese a ello tuvieron más peso las ampliaciones de capital que las de reducción del mismo.

Poco movimiento

El panorama empresarial continuó con las reestructuraciones a la baja. Así, siguió cayendo el número de fusiones por absorción en las sociedades anónimas (de 775 a 578 en 2002) y de las limitadas (de 869 a 779).

No obstante, no hay aún datos de todo el ejercicio sobre la desaparición de empresas, ya que debido al retraso de la inscripción de suspensiones de pagos y de quiebras, las cifras de las mismas todavía no reflejan la mejora de las expectativas. Pero el dato de extinción de sociedades refleja que el número de anónimas que se extinguieron pasó de 2.290 en 2001 a 2.273 en 2002, y aumentó significativamente la extinción de limitadas (de 7.429 a 8.468).

En cuanto a la distribución sectorial de las nuevas empresas, destaca el incremento del volumen de facturación de las pequeñas y medianas empresas del sector inmobiliario. Según el estudio de las cuentas anuales depositadas en 2002 en los registros mercantiles (reflejando los datos económicos de 2001), se observa un aumento del 20% de la cifra media de negocio de las empresas dedicadas a las 'actividades inmobiliarias por cuenta de terceros'.

A la luz de todos estos datos, el director de coordinación de los Registros Mercantiles, Luis Fernández del Pozo, que presentó ayer estos resultados estadísticos, se mostró optimista respecto a las perspectivas económicas para este año. Si bien no supo prever si la futura ley de Sociedad Nueva Empresa, tendrá éxito entre los emprendedores, dado que es 'una forma social bastante restringida'. Por ello, anunció que los Registros Mercantiles de toda España habilitarán una ventanilla de atención y asesoramiento que denominó 'Punto cero', por la complejidad de esta nueva norma.