Energía

Gas Natural pierde cuota, del 81% al 65%, en el mercado liberalizado del gas

El reparto del mercado liberalizado del gas ha experimentado cambios durante el año 2002 en línea con lo sucedido en el ejercicio precedente. Pero el más significativo ha sido la reducción de la participación de Gas Natural, aunque esta empresa se mantenga con diferencia como el primer operador del mercado. El grupo que preside Antonio Brufau ha pasado desde una cuota del 81% del mercado fuera de tarifas, que controlaba en el año 2001, al 65% en el último ejercicio, según los datos que se reflejan en un informe de la Comisión Nacional de la Energía (CNE)

No obstante, Gas Natural no ha reducido sus ventas en cifras absolutas, sino que las ha elevado ligeramente. Y es que la base de reparto es más amplia, ya que la actividad liberalizada ha pasado desde el 38% del total del mercado al 55%, y, adicionalmente, el consumo ha subido desde los 211.947 gigavatios/hora (18,2 bcm o miles de millones de metros cúbicos) de 2001 a 242.418 gigavatios/hora (20,8 bcm) de 2002.

El cambio ha beneficiado básicamente a las eléctricas españolas, y en primer lugar a Iberdrola, que ha alcanzado una cuota del 7%, aunque también a la petrolera Cepsa, que llega al 5%. La británica BP se mantiene como la segunda operadora, pese a que apenas modifique su cuota; y es que la primera multinacional petrolera europea está ampliando su actividad básicamente en el área del trading más que en la venta a clientes finales.

NATURGY 27,54 1,62%

Una de las bases del aumento de la presencia de las eléctricas ha sido el reparto del 25% del contrato del gas de Argelia que se transporta por gasoducto. Este hidrocarburo, por una cifra total de 4,2 bcm, se subastó en octubre del año 2001, por lo que tuvo total vigencia a lo largo de los doce meses del pasado ejercicio, aspecto que se repetirá este año. Además, el concurso para el reparto de este gas, que formó parte de las reivindicaciones de las eléctricas para acceder a ese mercado, les obligaba a tener clientes a los que destinarlo.

Ese contrato, que les ha sido básico para comercializar gas, concluye el 1 de enero de 2004, por lo que las eléctricas perderán a partir de esa fecha la posibilidad de acceder a ese hidrocarburo argelino y al gasoducto, que pasan a beneficiar a los clientes a tarifa, según las disposiciones oficiales. Por el momento, las eléctricas no han solucionado el transporte alternativo para el gas que han suscrito con otras compañías productoras, por la saturación de las plantas de regasificación y redes de gasoductos.

Respecto a ese conflicto, que se suma a otros dentro de las relaciones del sector eléctrico con Gas Natural y Enagás, la CNE ha dictaminado a favor de Iberdrola, una de las afectadas.

Por otro lado, el informe de la CNE muestra también que el consumo de gas natural ha aumentado un 14,37% en el año 2002, en parte debido a su utilización en las centrales de ciclo combinado para la generación de electricidad.

Dependencia de Argelia

Y en él se refleja, asimismo, que la estructura de suministro apenas se modifica y se mantiene la dependencia del gas importado de Argelia, aunque aumente el hidrocarburo procedente de otros países. Las compras de gas argelino supusieron el 53% del total en el pasado año, con la suma del transportado por gasoducto y el que llegó por barco y fue procesado en las plantas de regasificación.

Tras Argelia, representando más del 16% de las compras, están los países del golfo Pérsico, que duplicarán la cantidad aportada a España, desde los 20.601 gigavatios/hora en 2001 a los 41.216 gigavatios/hora de 2002. Detrás se sitúa Noruega, que utiliza el gasoducto que une España con Europa a través de Francia, seguida de Nigeria, Libia y Trinidad y Tobago

Y aunque los datos sobre el consumo en Europa están menos actualizados, el documento de la CNE muestra que el consumo de gas en España, pese al aumento de los últimos años, sigue muy por debajo de otros países europeos, liderados por Gran Bretaña, Alemania, Italia, Francia y Holanda. Y en producción, el primer indiscutible de la lista es Rusia, seguida de lejos por el Reino Unido.