Resultados

Gamesa duplica beneficio por la venta de parques eólicos

La compañía Gamesa ganó el año pasado 136 millones de euros, un 118% más que el año anterior debido a su elevada venta de parques eólicos. Desde su división Gamesa Energía se firmó la venta de 1.438 megavatios a Iberdrola y Electrabel, sin embargo sólo cerró la venta de 178 megavatios. A juicio de su consejero delegado, Ignacio López Gandásegui, ' lo obtenido por esa venta durante el pasado repercutió en el beneficio y no el endeudamiento que ascendió a 909 millones de euros'.

Para este año, la compañía espera 'reducir esa deuda a la mitad, hasta 449 millones de euros, confiando que el Servicio de Defensa de la Competencia dé permiso para acometer el total de la venta de esos parques eólicos a medida que vayan entrando en actividad', según el consejero delegado.

Los ingresos de la compañía ascendieron hasta 1.096 millones de euros, lo que supuso un incremento del 48% sobre el ejercicio anterior.

GAMESA 16,98 -4,42%

En general, todas las divisiones de Gamesa tuvieron una evolución positiva a lo largo del año, excepto su filial de aeronáutica, que sufrió una caída del beneficio del 17% (hasta 19,5 millones de euros), por la crisis vivida en el sector. Su facturación también descendió un 25%.

Ruptura de negociaciones

Precisamente en este negocio, Gamesa anunció un acuerdo el pasado año con Turbo 2000 para crear un gran grupo aeronáutico y colocarlo en Bolsa en un periodo de 12 meses. 'Por la falta de acuerdo entre los diferentes accionistas del grupo (SEPI, Sener y socios de Turbo 2000) se decidió romper las negociaciones y no seguir adelante con el proyecto en el que se iban a unir la actividad de Industria de Turbo Propulsores (ITP) y Gamesa Aeronáutica', señala Gandásegui. Además, añade, 'la situación de los mercados financieros no era aconsejable para su salida a Bolsa'.

El pasado 24 de enero, Gamesa, Sener y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) anunciaron que abandonaban el proyecto de integración de sus activos aeronáuticos. Turbo 2000 controla el 53,1% del capital de ITP, compañía en la que también participa la empresa británica Rolls-Royce, que había sido invitada a sumarse al proyecto.

Pese a este fracaso, Gamesa no desiste en su empeño de encontrar un socio de similares características y con una actividad complementaria con el que pueda formar un gran grupo aeronáutico y salir al mercado. Gandásegui explicó, sin embargo, que 'el proceso será largo y no de unas semanas ni de meses'. Gandásegui apunta que la ruptura permitirá a Gamesa Aeronáutica obtener más valor para los accionistas.

López Gandásegui explicó que, a pesar de obtener menores beneficios en el negocio aeronáutico 'hemos sido capaces de absorber la caída del sector'. Gamesa Aeronáutica entregó el año pasado 126 unidades del avión Embraer 145, frente a las 177 unidades vendidas en 2001.

Por su parte, Gamesa Eólica obtuvo en 2002 un beneficio neto de 64 millones, un 33% más que en 2001, y una facturación de 583 millones, un 25% por encima de la cifra del año anterior. Esta división vendió el año pasado aerogeneradores que suman una potencia de 924 megavatios, un 26% más que en 2001, lo que hizo elevar su cuota de mercado en el mundo hasta el 12%, frente al 7,8% de 2001.

En esta área de negocio destaca la firma que incluye la venta de 188 megavatios a la eléctrica italiana Enel.

La plantilla media pasó de 4.757 empleados en 2001 a 4.944 en 2002, un 4% más. Para este año, el consejero delegado de la compañía prevé un beneficio neto de 187 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 38% y una facturación de 1.553 millones, un 42% más.