Bernd Leissner/ Responsable de Volkswagen para la región Asia-Pacífico

'El grupo automovilístico que no esté presente en China está loco'

Desde el 1 de marzo de 2002, Bernd Leissner, de 61 años, es responsable de Volkswagen (VW) para la región Asia-Pacífico. Llegó procedente de la filial mexicana, donde ocupaba la presidencia del consejo del grupo alemán. A principios de los noventa fue director de la fábrica de VW en Sarajevo.

Economista por la Universidad Libre de Berlín, se muestra fascinado por las transformaciones que está viviendo China. 'Es un mercado interesantísimo. Si dentro de dos meses vuelvo a mirar por esta ventana, la foto será diferente', dice en su oficina, situada en la planta 30 de un rascacielos en la principal avenida de la capital. 'Habrán cambiado las calles, los edificios, el comportamiento de la gente. La velocidad de cambio es increíble'.

Pregunta. VW ha vendido 2,75 millones de coches en China desde que se instaló en 1984. ¿Cómo valora la experiencia?

Respuesta. Fue una gran decisión instalarse aquí hace tanto tiempo. Pero la entrada de China en la OMC hace un año ha cambiado todo. Hay que partir de cero. Todos los fabricantes intentamos decidir dónde estamos y cuál puede ser el futuro. La experiencia en China es historia.

P. ¿Cómo ve el sector?

R. Por un lado están las compañías que tienen empresas mixtas con multinacionales extranjeras, y por otro, los pequeños fabricantes chinos. æpermil;stos no podrán sobrevivir. Así funciona nuestra industria y así ha ocurrido en todo el mundo. La industria automovilística local que cuenta en la actualidad con unos 120 fabricantes cambiará radicalmente en los próximos cinco o 10 años. Cada año se lanzan aquí 20 o 25 nuevos modelos. Desarrollarlos cuesta mucho dinero y experiencia. Probablemente durante dos o tres años seguirán existiendo los pequeños, porque todo el mundo quiere comprar un coche, pero a largo plazo desaparecerán.

P. ¿Qué papel jugarán los coches importados?

R. A la larga no jugarán un papel muy importante. Serán esencialmente modelos de gama alta. Los demás serán fabricados localmente.

P. ¿Es factible para un gran grupo automovilístico no estar hoy en China?

R. El que no esté presente aquí está loco. Pero la mayoría, de una forma u otra, ya está presente. Es un deber, dado el tamaño del mercado.

P. ¿Cuáles son las principales dificultades para los fabricantes en China?

R. La competencia es una, pero yo diría que la mayor es la falta de suministradores que tengan suficiente experiencia a escala mundial. Vamos a lanzar una campaña para traer proveedores de todo el mundo. La guerra de precios en la que están sumidos algunos de los competidores de VW no creo que sea un problema real.

P. Las ventas de coches crecieron un 50% el año pasado, hasta 1,1 millones de unidades, con un mercado automovilístico total de 3,25 millones de unidades, un 36,7% más. ¿Cómo ve los próximos años?

R. En 2003 calculo que las ventas de coches crecerán un 30%; en 2004, un 25%, y en los próximos 10 años, un 15% al año de media.

P. ¿Impulsará las ventas la autorización a las automovilísticas para prestar servicios financieros prevista este año?

R. Creo que las impulsará en tres o cuatro años. Ahora, el cliente privado tiene suficiente dinero.

P. ¿Qué barreras existen hoy a la venta de coches?

R. No hay grandes barreras. Bueno, veremos problemas de tráfico en las tres o cuatro mayores ciudades de China.

P. ¿La distribución es un problema?

R. Todos los fabricantes necesitamos mejores redes de concesionarios. Pero más importante que esto son los servicios. El incremento de las ventas traerá más dificultades, como reparaciones por accidentes. El servicio será clave en el futuro. Los concesionarios tienen que aprender a competir.

P. ¿Cuál es la estrategia de VW en China?

R. Introducir nuevos coches, nuevos modelos. Se han terminado los tiempos en que se podían traer a China modelos antiguos. Este año llegarán el Polo sedán, el Golf (necesitábamos ofrecer al cliente un coche que cueste menos de 100.000 yuanes 11.173 euros porque nuestros competidores lo tienen), y al menos un tercer modelo.

P. VW vendió 512.000 coches el año pasado, un 42,8% más. De ellos, 2.978 importados. ¿Cuál es el objetivo para este año?

R. Nuestro objetivo es mantener la cuota de mercado. Pero va a ser difícil, dada la gran competencia que hay. Creo que podemos incrementar las ventas al mismo ritmo que el mercado. Este año pensamos crecer un 35%.

P. ¿Planea exportar VW desde China?

R. Todavía no, aunque es uno de nuestros objetivos. Será a Asia-Pacífico por razones de logística.

P. ¿Importarán Seat?

R. Aún no, aunque probablemente lo hagamos en el futuro. Yo formaba parte del equipo que compró Seat, y pienso que es una buena marca. Es un tipo de coche que podría responder al gusto del sur de China.