Perspectivas

Las cajas prevén que se desacelere la demanda de crédito hipotecario

La mayor parte de las cajas de ahorros españolas prevén que la demanda de los préstamos hipotecarios se ralentizará durante este ejercicio, sobre todo después del crecimiento del 20,01% registrado en 2002.

Así consta en un estudio publicado en la revista Ahorro, editada por la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), en el que se especifica que 20 cajas esperan una caída de la demanda hipotecaria, frente a otras 16 que prevén que el tirón se mantendrá y las 9 restantes que auguran un incremento.

El negocio de préstamos hipotecarios verá, además, durante este año un 'claro incremento' en la competencia entre entidades, según la opinión mayoritaria expresada por el sector, que también prevé un endurecimiento de la lucha para la captación de depósitos de ahorro, fondos de inversión y planes de pensiones.

En general, estas entidades esperan menores crecimientos del crédito y en los últimos meses han hecho varias revisiones a la baja respecto a las estimaciones iniciales. Así, ahora sugieren una inflexión que llevaría la tasa en el primer trimestre a un 14,5%, lo que supone volver a los niveles del primer semestre de 1997.

Opiniones más dispares aparecen respecto a las previsiones de resultados para el ejercicio actual, ya que 11 cajas consideran que sus beneficios mejorarán este año, mientras otras 10 creen que empeorarán y otras 24 aseguran que se mantendrán en términos similares a los del año 2002.

Estas estimaciones son más optimistas que en la encuesta realizada el trimestre anterior a las mismas entidades, y este cambio se debe a que ha aumentado el número de entidades que confían en un descenso de los gastos de personal y los generales, unido a un incremento de los ingresos por servicios.

Pese a esta mejora, la mayoría de las cajas está convencida de que sus resultados reflejarán en 2003 un estrechamiento del margen de intermediación -diferencia entre los pagos por los depósitos y los ingresos por los créditos-, como consecuencia de la evolución a la baja de los tipos de interés.

En cuanto a la evolución del entorno económico para este año, la encuesta de la CECA muestra una disparidad de previsiones. 10 cajas esperan un crecimiento mayor que en el año 2002, 12 prevén un incremento menor y una gran mayoría piensa que repetirá crecimientos similares. En el caso de la evolución de precios, sí hay una mayoría que ve probable una subida de la inflación inferior a la del 2002.