Internet

Telefónica y Terra renegocian su pacto y pinchan las especulaciones sobre una opa

Telefónica ha despejado el panorama de Terra Lycos para los próximos seis años. Lo que no está claro es si para bien. La operadora, su filial de Internet y el antiguo aliado Bertelsmann han puesto fin a una alianza que ha durado menos de tres años y han redefinido las condiciones financieras del pacto. ¿El resultado?, definitivamente, Bertelsmann no contratará con Terra servicios por valor de 675 millones de dólares entre 2003 y 2005. Pero tampoco lo hará Telefónica, como estaba estipulado en el acuerdo inicial.

La solución, anunciada ayer, pasa por establecer unas nuevas condiciones que, según las implicadas, benefician a ambas y a sus accionistas. Los 675 millones de dólares en productos y servicios se sustituyen por 'un conjunto de relaciones y compromisos que suponen la generación de un resultado económico mínimo para Terra de 78,5 millones de euros anuales' durante seis años.

En principio, los números no cuadran -225 millones de dólares antes al año y 78,5 millones de euros ahora- y benefician claramente a Telefónica, accionista mayoritario de Terra. Pero la clave, según las compañías, está en el margen. Los 78,5 millones están ya descontados de gastos, es decir, van casi directamente al Ebitda. El margen que iban a dejar los 675 millones a tres años es un misterio.

TELEFÓNICA 4,73 0,28%

La parte buena del acuerdo es que elimina la incertidumbre que rodeaba el papel de Bertelsmann y da un suelo mínimo de beneficios operativos a Terra Lycos. A ello se unen diversos contratos de exclusividad en la provisión de servicios y la búsqueda de sinergias con el grupo, para ahorrar costes. La mala, en términos fundamentales, es que el acuerdo anunciado ayer no despeja las dudas sobre el modelo de negocio que debe adoptar la compañía en el futuro para encaminarse a la rentabilidad.

'Para Terra hay algún aspecto bueno, porque es un acuerdo a seis años y reduce la incertidumbre de Bertelsmann -explica a Bloomberg Juan Tuesta, de Banesto Bolsa-. De todas formas, también es malo, porque la cantidad es inferior y no sabemos cuánto estaba invirtiendo Telefónica antes en Terra'.

La peor parte, sin embargo, es para los accionistas. El plan anunciado ayer entre Telefónica y Terra elimina cualquier especulación que hubiera sobre una posible opa por parte de la matriz, un rumor que ha sido la fuerza motriz de las acciones en los últimos meses. 'La posición de caja neta de Terra, así como la posibilidad de que Telefónica lance una opa de exclusión soporta la cotización -explica Ibersecurities en un informe publicado ayer y previo a la noticia-. Sin embargo, excluyendo esta componente especulativa, pensamos que Terra aún podría caer más y que existe un coste de oportunidad en estar invertido en el valor a largo plazo'.

Tras el anuncio de ayer, el componente especulativo ha sido eliminado. Así lo entienden también fuentes cercanas a Telefónica. 'Queda claro que esto pone fin a los rumores', aseguran. 'Lo importante es que la compañía gane dinero y sea rentable, y no que la cotización suba por especulaciones'.

Y así lo entendió también el mercado. Las acciones de Terra Lycos cayeron un 4,8% en el primer cambio que siguió a la suspensión del valor durante dos horas y media. Tras una jornada netamente bajista, los títulos cerraron con unas pérdidas del 7,38%, que dejan el precio de la acción en 4,27 euros.

Pero más allá del grado de especulación que hubiera en el valor, algunas fuentes resaltan la decepción que supone que Telefónica haya cerrado de esta forma una crisis que va mucho más allá y que pasa por definir cuál es el modelo de negocio de Terra en el futuro, de dónde vendrán los ingresos y cuál será su relación con Telefónica. Porque uno de los peores enemigos para las cuentas de la compañía de Internet es, precisamente, la competencia de Telefónica de España en la venta de ADSL y la posibilidad de que se extienda a otros países, como Brasil.

La alianza de ayer no hace nada por despejar esta duda. Telefónica será 'proveedor exclusivo' de Terra en ADSL y se lo ofrecerá 'en las condiciones de cliente más favorecido regulatoriamente admisibles'. Ya lo es ahora. La competencia, por tanto, sigue.

Pérdida de 1.000 millones en Telefónica de Argentina

La sangría de la quiebra de Argentina se cuantificó ayer en las cuentas de la filial Telefónica de Argentina, que presentó unas pérdidas de 3.439 millones de pesos, lo que supone al cambio alrededor de 1.000 millones de euros. La pérdida de la igualdad en el tipo de cambio del peso y el dólar ha variado radicalmente las bases de ingresos y gastos.