Escenario bélico

Petroleras de EE UU y Reino Unido apoyan la guerra

Las principales petroleras de EE UU y el Reino Unido creen que la intervención contra Irak será la única vía para lograr acceder a las reservas de ese país y no perder su presencia dominante frente a competidores franceses, rusos o chinos. Así lo señala un informe del Foro de Política Global, un instituto dependiente de la ONU.

El documento refleja la preocupación de compañías como Exxon Mobil, Chevron Texaco, la británica BP y la angloholandesa Royal Dutch Sell, que no tienen actualmente ningún contrato de explotación en Irak.

'Las compañías de Estados Unidos y Reino Unido están nerviosas pero entusiastas por las opciones de guerra de Washington, ya que ven que es el único medio de desbancar a sus rivales y establecer una presencia dominante en el beneficioso mercado de producción de petróleo en Irak', explica el informe de Naciones Unidas.

El suelo iraquí tiene unas reservas probadas equivalentes a 112.000 millones de barriles, el 11% del total mundial. Las últimas décadas, marcadas por las guerras y las sanciones de la ONU, han dejado vastos territorios sin explorar, que albergan unos yacimientos que los expertos cifran en un volumen equivalente a 220.000 millones de barriles. El informe de la ONU explica que los beneficios que obtendría cada compañía por el acceso al mercado iraquí ascenderían a 29.000 millones de dólares anuales (27.000 millones de euros), partiendo del supuesto de que el Gobierno de Bagdad retuviera el 50% de los ingresos generados.

Por otra parte, las duras condiciones que el mercado mundial del petróleo ha sufrido en los dos últimos meses han dejado al sistema global de distribución y suministro de crudo al borde del límite, según alertó ayer la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

'Hay menos margen de error', afirma la agencia en su informe mensual. 'Llevará tiempo restablecer la capacidad excedente de producción y reconstruir las reservas industriales a niveles confortables'. La AIE estima que la huelga nacional en Venezuela, país que en condiciones normales abastece cerca del 3,5% del uso mundial de crudo, ha supuesto la retirada del mercado de 80 millones de barriles en diciembre y otros 75 en enero.

La AIE señaló que los inventarios industriales de la OCDE cayeron en diciembre hasta 2.516 millones de barriles, 107 millones menos que en 2001 por esas fechas. El Gobierno de EE UU reveló ayer que las reservas de ese país están al nivel más bajo en 27 años. La cotización del brent se mantuvo ayer en los 32 dólares por barril.