Aviación

El árbitro propondrá negociar un nuevo convenio

Los tambores de guerra vuelven a sonar entre Iberia y el sindicato de pilotos (Sepla). La situación ha llegado a un punto de enfrentamiento que amenaza con llevarse por delante incluso el diálogo que ambas partes mantenían en el seno de la comisión creada para la interpretación del laudo que puso fin a las huelgas del verano de 2001.

Federico Durán, árbitro designado por el Gobierno para resolver aquel conflicto, y presidente de esta comisión, reconoce que la situación es 'extremadamente delicada, ya que los pilotos ya han advertido que están barajando la posibilidad de adoptar medidas de presión'.

Aun así, asegura estar dispuesto a hacer un último esfuerzo para que ambas partes puedan llegar a un acuerdo y se evite lo que ya parece inevitable: una nueva huelga de los pilotos.

Durán asegura que ha tomado la decisión de convocar una nueva reunión de la comisión paritaria para ver si 'es posible que las dos partes hagan un nuevo esfuerzo para desbloquear la situación'. El desacuerdo radica en la diferente interpretación que las partes hacen de un acuerdo adoptado por unanimidad de todos los miembros de la comisión para regular el sistema de descansos y días libres de los pilotos de la compañía.

'Si en esta nueva reunión no se llega a un acuerdo, yo mismo convocaré a las partes para que se sienten en una nueva mesa de negociación y abran el proceso de discusión de un nuevo convenio global. Los responsables de Iberia ya me han manifestado su disposición a abrir esa nueva negociación y aún desconozco qué posición adoptará el Sepla', explica.

Formalmente, Federico Durán ya no debería estar presente en este proceso de negociación, si es que formalmente se llega a abrir 'aunque, si me lo solicitasen las partes, no tendría ningún inconveniente en asistir como mero moderador'.

Al contrario de lo que fuentes cercanas a la negociación defienden, Durán asegura que no tiene ninguna intención de dimitir a la vista de que el proceso de negociación parece destinado a entrar en vía muerta. 'No se me ha pasado por la cabeza', explica. 'Sí reconozco que el trabajo de los últimos meses ha sido agotador porque ambas partes han decidido, como estrategia, no poner nada fácil la posibilidad de llegar a un acuerdo'.

Durán precisa que la comisión, 'con el voto unánime de todos sus miembros y sin que haya sido necesario en ningún momento mi voto de calidad para resolver empate alguno', ha elaborado ya tres documentos que intentan aclarar cuál es el espíritu y la letra del régimen de descansos y vías libres. 'Pero aun así el enfrentamiento persiste', precisó.

Los pilotos de Iberia han advertido ya que la posición de la compañía en este punto les obliga a buscar vías alternativas de presión y entre ellas se encuentra la posibilidad de convocar una huelga en los próximos meses.