Vivienda

El precio del suelo subió un 201% en Madrid desde 1996 y los pisos, un 176%

El metro cuadrado edificable de suelo de uso residencial alcanzó el año pasado en el municipio de Madrid un precio medio de 1.088 euros, un 18,9% más que el año anterior. Si se consideran los precios medios de los últimos siete años, el precio del suelo creció en Madrid un 201% desde 1996, mientras que la vivienda subió un 176%. En el municipio de Barcelona el incremento del precio del suelo se situó en 2002 en torno al 14%.

Son datos correspondientes al informe sobre suelo residencial que elabora anualmente Grupo i. Según esta compañía consultora, en Madrid el peso del suelo dentro de la promoción de viviendas supone el 50% del precio final, llegando en las zonas más caras a suponer hasta el 60% del precio de los pisos.

Grupo i advierte que los solares han pasado a estar controlados en su mayoría por familias, grandes constructoras, promotoras de suelo y financieros, dificultando la entrada de las pequeñas compañías inmobiliarias. En la almendra central (interior de la M-30) el suelo está prácticamente agotado. Grupo i constata que los bancos empiezan a asumir menos riesgos y han reducido la financiación de suelo del 80% al 65%-60%.

Para 2003, la consultora estima que el precio del suelo residencial subirá cerca de un 10% en la ciudad de Madrid. Dada la influencia del coste del suelo en el precio final de los pisos, Grupo i pronostica que la vivienda se encarecerá en el municipio de Madrid este año entre un 10% y un 15%. Para las localidades de la periferia madrileña, la consultora estima una subida del precio del suelo del 8%.

En cuanto a Barcelona, los pronósticos para 2003 reflejan una mayor contención de precios, con un incremento del metro cuadrado edificable que estará en torno al 8,5% en el municipio de Barcelona y del 7,5% en localidades como Sant Cugat del Vallès, Vilafranca y Sant Pere de Ribes.

La consultora inmobiliaria Aguirre Newman, que presentó también ayer su informe sobre vivienda de nueva construcción, estima que los pisos subirán entre un 12% y un 14% en Madrid, frente al 24% de incremento experimentado en 2002. El año pasado el precio medio de la vivienda llegó en Madrid a 2.687 euros el metro cuadrado.

Ayudas fiscales

Por otra parte, las promotoras inmobiliarias han rechazado el plan de fomento de viviendas en alquiler que el Gobierno ha propuesto con la presentación de un conjunto de medidas que, además de ventajas fiscales, establece referenciar el precio máximo de alquiler al salario mínimo interprofesional (SMI), que actualmente asciende a 6.190 euros al año. En concreto, y según explicó ayer el titular de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, la propuesta incluye beneficios fiscales que se incluirían en el nuevo impuesto de sociedades, a cambio de que las empresas y las viviendas en alquiler que construyeran cumpliesen unos requisitos concretos.

Cascos detalló que la propuesta ha sido elaborada por el grupo de trabajo constituido para elaborar propuestas sobre política de vivienda y suelo e integrado por representantes de los Ministerios de Fomento, de Economía y de Hacienda.

En cuanto a las medidas fiscales, el plan de promoción de alquiler establece aplicar el tipo reducido del 2% para las plusvalías que las inmobiliarias obtengan por construir viviendas para arrendar en el caso de que dicha ganancia se reinvierta de nuevo en la edificación. Además, propone aumentar en un 50% la amortización máxima de las viviendas. Como contraprestación, deberán tener una superficie máxima de 90 metros cuadrados, de 120 metros para familias numerosas, y su precio máximo deberá ser equivalente al SMI, para poder referenciarlo a una magnitud que se revisa todos los años.