Coyuntura

Competencia impuso sanciones por valor de 13,05 millones en 2002

El Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) impuso sanciones por un importe de 13,05 millones de euros en el pasado ejercicio, un 77% más en 2001, según el organismo presidido por Gonzalo Solana.

Tras las multas impuestas en 2002, el acumulado histórico del TDC asciende a 89,87 millones de euros recaudados por este concepto. La sanción de mayor cuantía (4,8 millones) en 2002 se aplicó a un grupo de bancos, mientras que la segunda más elevada (3 millones) se impuso a Altadis (antigua Tabacalera) por no suministrar marcas de cigarrillos a la empresa logística McLane.

A continuación se situaron las multas de 1,5 millones contra Repsol Butano por vulnerar la libre competencia con los contratos de agencia firmados con sus distribuidores, empresa a la que se impuso también otra sanción de 300.000 euros por un conflicto con las instaladoras de gas integradas en Aseingas.

Telefónica tuvo que pagar 900.000 euros por vulnerar la competencia respecto al acceso indirecto al bucle local, tras una denuncia presentada por la Asociación de Internautas. Iberia también abonó 700.000 euros por abuso de posición dominante y por alterar la competencia con un contrato de fidelización para las agencias de viaje.

El TDC impuso una multa de 450.000 euros a los colegios de agentes de la propiedad inmobiliaria de varias regiones por publicidad engañosa. Además, el Colegio de Madrid fue sancionado con 75.000 euros por el mismo motivo.

Otras multas de menor cuantía fueron las de Disa (300.000 euros) por imponer contratos no competitivos a las estaciones de servicio de Canarias, así como las aplicadas a los expedientes sobre certificados de defunción (198.330 euros), Consejo General de la Abogacía (180.000 euros), Vale Music/SGAE (125.000 euros), Mundial de Fútbol 98 (72.000 euros), fabricantes de hormas (40.000 euros), Mercasevilla/Pescados (12.000 euros) y la estación de esquí de Navacerrada (3.000 euros).

Por otro lado, el Consejo de Ministros estudió siete operaciones de concentración en 2002, sobre las que impuso condiciones similares a las propuestas por el Tribunal en seis casos: la compra de Burgal por Logista, la adquisición de Enaco por Caprabo, la compra de Thales, la toma de control de GKN por Dana Automoción, la asociación de Andersen España a la red mundial de Deloitte Touche y la venta de Trasmediterránea.

Por el contrario, el Ejecutivo sólo impuso condiciones diferentes a las planteadas por el TDC en el expediente de integración de las plataformas digitales Vía Digital y Canal Satélite Digital.