Bancos

El fondo Superselección del Santander capta 902 millones de euros en 11 días

El Superselección promete a los partícipes que no van a perder dinero. Una idea que cala con fuerza en momentos de crisis y que ha sido difundido masivamente a través de una agresiva campaña publicitaria con un mensaje claro y efectivo: '10 en uno' o, lo que es lo mismo, los 10 mejores fondos de inversión del mundo agrupados en uno.

Fuentes de SCH Gestión de Activos aseguran que, en apenas 11 días de comercialización, el Superselección ya ha captado más patrimonio que el logrado por el Supersatisfacción en el mismo periodo.

En la primera fase de comercialización de aquel depósito, entre enero y marzo de 2002, el producto llegó a captar 3.000 millones de euros en tan sólo tres meses. La historia podría repetirse este año con el nuevo fondo.

El Superselección garantiza que el valor de la participación del fondo el 28 de septiembre de 2006 será, al menos, igual al 100% del valor de dicha participación el 28 de marzo de 2003. Además, garantiza hasta el 75% de la revalorización que experimente una cesta de fondos seleccionados por Standard & Poor's y que invertirán en renta variable europea, estadounidense y renta fija global.

'Yo creo que el objetivo de captación que se ha planteado el SCH para el Superselección es muy grande', señalaba ayer un experto del sector de fondos de inversión.

El grupo Santander no es el único que ha apostado por los fondos garantizados de cara a atraer al partícipe en los primeros compases del año. El nuevo marco fiscal, que entró en vigor el pasado 1 de enero, ha desatado una dura batalla por la captación de partícipes, encaminada hacia la comercialización de productos de escaso riesgo y fáciles de vender.

Desde el 1 de enero, el partícipe puede cambiar sus ahorros de un fondo a otro sin tener que tributar por las plusvalías obtenidas en el primero. El nuevo tipo fiscal a que están sujetas las plusvalías de los fondos después de un año, el 15%, también ha aumentado el atractivo de estos productos.

Pero de poco sirven los cambios fiscales si la incertidumbre reinante en torno a un probable conflicto bélico en Irak está tumbando las Bolsas.

'Sólo suben'

De ahí que proliferen eslóganes como 'Sólo suben', de La Caixa, o 'Preparados para luchar por su dinero', de Caja Madrid, que están haciendo mella en el sentir de los inversores, bastante hartos ya de ver cómo la Bolsa evapora sus ahorros.

Las gestoras de fondos han optado, hasta que se clarifique la coyuntura geopolítica, por ofrecer al cliente productos de corte conservador, es decir, de poco riesgo, hasta el momento en que las economías repunten, y con ellas los mercados de valores. Si la guerra es corta, para la segunda mitad de este año la oferta de fondos podría ser más agresiva.

Entre tanto, el gran competidor del Santander, el BBVA, también ha entrado en liza con el lanzamiento de un garantizado de renta variable denominado BBVA Garantizado Doble 6-2006. Se trata de un producto con dos fechas de vencimiento, una con un cupón a pagar el 28 de agosto de 2003 y otra el 30 de junio de 2006.

El fondo garantiza el capital invertido, más el 50% de la revalorización media obtenida por una cesta de índices. Desde el 22 de enero ha captado 92 millones de euros, pero la campaña sin duda ha sido menos intensa que la del Santander.

El banco que preside Francisco González ha apostado con más fuerza por los fondos monetarios, categoría de la que ha lanzado tres productos y con los que ha captado cerca de 4.200 millones de euros.

La batalla, sin embargo, no tiene tan sólo dos contendientes. Las cajas de ahorros y los bancos de tamaño mediano han optado también por aumentar su oferta de inversión colectiva en la misma línea que los dos grandes.

La Caixa, por ejemplo, está apostando muy fuerte, vía campaña publicitaria, por dos fondos garantizados ligados a la evolución del Euro Stoxx 50. Caja Madrid ha optado también por esta vía, con dos garantizados ligados a varios índices.

'La gama de productos que se está colocando prioriza el componente seguridad y da un cupón fijo con tasa anual atractiva o promete transferir resultados positivos de las Bolsas o cestas de fondos, hechos que cuadran a la perfección hoy con los deseos de las familias', sostiene Casadejús.