Móvil

Las empresas de UMTS operan en pruebas seis redes de 1.650 estaciones

En España existen a día de hoy seis redes experimentales de la nueva tecnología móvil multimedia. Cuatro pertenecen a los operadores con licencia UMTS y otras dos son pequeñas infraestructuras desplegadas por dos fabricantes, Ericsson y Alcatel, para hacer sus demostraciones.

Hasta el momento se han instalado 1.650 estaciones base, cuando la cobertura total exige unas 35.000, y se ha realizado una inversión de 500 millones, cuando el presupuesto total en red supera los 5.000. Son cantidades pequeñas, pero fabricantes, operadores y Gobierno se muestran satisfechos porque 'el proyecto ha echado a andar'.

Las dos redes más grandes pertenecen a los operadores con mayor peso en el mercado, Telefónica Móviles y Vodafone, con 700 y 800 estaciones base instaladas, respectivamente. Otras dos redes de menor tamaño son de Amena, con 90 equipos, y de Xfera, con 53 estaciones. Todas han sido desplegadas y están siendo operadas en pruebas en colaboración con los tres suministradores oficiales, Ericsson, Nortel y Siemens.

Las cuatro redes fueron montadas con el objetivo de cumplir con los plazos legales de despliegue exigidos en el concurso de adjudicación de UMTS de 2000. No obstante, fuentes de las cuatro empresas coinciden en afirmar que en la actualidad 'se encuentran plenamente operativas a nivel experimental, se están actualizando en función de los avances y modificaciones que se realizan en los equipos y van creciendo en número de estaciones base a medida que lo exigen las pruebas'.

Telefónica Móviles mantiene un programa de experiencias piloto con 15 escuelas técnicas de telecomunicaciones de diferentes universidades españolas a las que se ofrece el acceso a la red desplegada.

Lucent Technologies afirma que mantiene una experiencia piloto con Telefónica Móviles para probar los equipos de la multinacional estadounidense. Es posible que Nokia y Motorola también realicen experiencias de UMTS con la operadora, pero han señalado que se trata de información 'confidencial'.

Vodafone centra sus experiencias con la red UMTS española en lograr la compatibilidad e itinerancia internacional de los servicios con otros operadores vinculados a la multinacional británica, tanto en Europa como en Japón. La compañía hizo pruebas con usuarios reales en movilidad el pasado mes de octubre en diferentes provincias españolas, con servicios de videoconferencia y vídeo a la carta.

Amena realiza experiencias de videoconferencia, transmisión de ficheros a alta velocidad, de interoperabilidad entre equipos de suministradores y compatibilidad entre GSM, GPRS y UMTS en las redes desplegadas en Madrid y en Andalucía. Xfera afirma que realiza pruebas en Madrid y en Barcelona.

Sin consenso en el servicio precomercial

Las experiencias piloto que están llevando a cabo operadoras y fabricantes de equipos son la base del servicio precomercial de UMTS, que el Ministerio de Ciencia y Tecnología exige para este año. Entre las telefónicas, sin embargo, no existe un consenso sobre lo que será este paso intermedio. A juicio del departamento que regula las telecos, 'los servicios precomerciales alcanzan coberturas sobre cascos urbanos de las principales ciudades y su misión es efectuar pruebas de cobertura de diseño de redes, interoperatividad, etcétera', explica, a la vez que advierte a los usuarios de las limitaciones del sistema, algo en lo que coinciden las operadoras.Para el Gobierno, los servicios que se comercializarán en esta primera fase son similares a los que ya se dan con GPRS, aunque con mayor velocidad y calidad, e incluyendo entre ellos la videoconferencia. Aquí es donde más discrepan las telefónicas, que rehúsan concretar los servicios que se darán de forma precomercial. La mayoría de ellas entiende que más que servicios reales para los clientes, el cumplimiento del acuerdo con el Gobierno se conseguirá con pruebas en zonas y grupos de consumidores determinadas, y sin facturar a los usuarios. Telefónica Móviles, por ejemplo, define el servicio precomercial como 'una experiencia limitada en muchos aspectos', mientras que Xfera considera que para estas pruebas basta 'una zona con un despliegue suficientemente denso que permita emular todas las situaciones que se den en una red comercial'.