Capital

Parques Reunidos mueve ficha para gestionar Terra Mítica

El grupo de ocio Parques Reunidos, que cuenta entre sus activos con el Parque de Atracciones de Madrid, los parques de naturaleza Selwo y Valwo y varios acuáticos, además de gestionar L'Oceanogràfic de Valencia, aspira también a hacerse con la gestión de Terra Mítica.

æpermil;ste ha sido el motivo por el que el pasado mes de diciembre dio entrada en el capital de su filial valenciana a Bancaja, Lladró, Ballester y Hemisferi, que adquirieron un 50% (12,50% cada uno) de Parques Reunidos Valencia (gestora de L'Oceanogràfic), según señala el consejero delegado de la empresa cotizada, José Manuel Bermejo.

El parque valenciano, gestionado ahora por la estadounidense Paramount, que no posee ninguna participación en el capital, tiene como principales accionistas a Bancaja y la CAM, con un 15% cada una, seguidas de la Generalitat Valenciana que tiene un 14,86%.

Entre Bancaja, Lladró y Ballester poseen el 30% de Terra Mítica y la intención de Parques Reunidos es estar bien colocada para cuando finalice el actual contrato de gestión de Paramount y haya que empezar a negociar uno nuevo, algo que ocurrirá en algo más de año y medio, según Bermejo.

Además, el grupo lúdico también tiene interés en ampliar sus negocios en la Comunidad Valenciana para lo que es fundamental contar con socios locales de peso.

La competencia de Warner

Parques Reunidos tiene en marcha un intenso plan para reducir la importancia que el parque de atracciones de Madrid tiene en el conjunto del grupo, especialmente por la competencia del parque Warner ubicado en la localidad madrileña de San Martín de la Vega. En este sentido, la sociedad ha iniciado los trámites para hacerse con la construcción y explotación de un acuario en Gijón y del Museo del Mar en Cádiz.

Bermejo reconoce que, durante el pasado ejercicio, el parque de atracciones de Madrid dejó de ingresar alrededor de cuatro millones de euros por la competencia del complejo de la Warner. Estos ingresos tienen un impacto directo en la cuenta de resultados de la compañía, ya que los gastos son los mismos independientemente del número de visitantes. El grupo calcula que el parque de Bugs Bunny le ha quitado un 16,34% de visitantes. Parques Reunidos facturó el ejercicio pasado 64,89 millones de euros, un 7,97% más.