Resultados

El BBVA reduce su beneficio un 27%, muy por debajo de las peores previsiones

Los resultados de BBVA del año pasado han decepcionado al reflejar una caída mayor de la prevista de su beneficio neto, que ascendió a 1.720 millones de euros, un 27% menos que los 2.363 millones del ejercicio precedente, ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La entidad de preside Francisco González ha señalado que ha seguido una política de "máxima prudencia" y que los saneamientos extraordinarios en el cuarto trimestre sumaron 455 millones de euros. Esas provisiones se destinarán a las diferencias de cambio con Brasil, "a amortizar de forma anticipada todo el fondo de comercio en países sin grado de inversión y a provisiones por prejubilaciones".

El margen de intermediación del BBVA -que mide la diferencia entre lo que perciben por sus créditos y pagan por sus depósitos- cayó un 11,5%. La entidad destaca que afronta 2003 con "un balance saneado, ratios de solvencia elevados, un avance sustancial de la eficiencia y un mejor perfil de riesgo". No obstante, señala que el dividendo bajará un 9,1%, "en línea con el descenso del beneficio atribuido".

BBVA 5,61 -0,21%

Además, el consejo de administración del banco que preside Francisco González propondrá a la junta que el dividendo con cargo a los resultados de 2001 disminuya un 9,1%.

Ingresos y gastos

Al cierre de 2002, el activo de BBVA ascendía a 279.542 millones de euros, un 9,6% menos, en tanto que los créditos sobre clientes se redujeron un 6,2%, hasta 146.413 millones de euros. El total de recursos gestionados por BBVA al cierre de 2002 ascendía a 289.385 millones de euros, un 10,7% menos.

Las cuentas del BBVA presentan un descenso del 14,2% en los gastos generales, gracias en parte a la devaluación de las monedas latinoamericanas, lo que le permite alcanzar un margen de explotación -que mide el negocio típico bancario- de 5.577 millones, un 0,4% menos que en el 2001.

De esta forma, el ratio de eficiencia de la entidad -que mide el porcentaje de ingresos ordinarios que consumen los gastos- mejoró en más de tres puntos y pasó del 50,4% en 2001 hasta el 47,2% al término del 2002.

En la parte baja de la cuenta de resultados, el BBVA sufre una caída del 91,5% en los resultados por puesta en equivalencia y del 62,2% en los beneficios por operaciones de grupo, en tanto que los saneamientos -que restan de la cuenta de resultados- son, por el contrario, inferiores en un 9,2% a los realizados en el 2001.

No obstante, el BBVA precisa que ha realizado saneamientos extraordinarios por valor de 455 millones (427 millones después de impuestos) para subsanar diferencias de cambio en Brasil, para amortizar anticipadamente fondos de comercio y para provisiones por prejubilaciones. Así, se llega al beneficio antes de impuestos de la entidad en 2002, que alcanza los 3.119 millones de euros, un 14,2% menos que en 2001.

Activos y morosidad

En cuanto al balance de la entidad, su activo total se redujo en un 9,6%, hasta los 279.542 millones de euros, en tanto que los créditos sobre clientes cayeron un 6,2% y los recursos gestionados, un 10,7%.

Sin tener en cuenta el efecto negativo de su filial en Argentina y con tipos de cambio constante, los créditos hubieran crecido un 4,5% y los recursos de clientes, un 2,1%.

La tasa de morosidad pasó del 1,71 a finales del 2001, hasta el 2,37% al término del pasado ejercicio, mientras que la tasa de cobertura se redujo del 221,6% al 146,8%, según los datos del banco.